Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Fútbol

El retorno de Mourinho

El portugués regresa a la Premier League como director técnico del Tottenham Hotspur, vigente subcampeón de la Champions League

En cuanto a lo táctico, para Mourinho la velocidad resulta esencial.EFE

Luego de su fallida aventura con el Manchester United, Mourinho regresa a la Premier League como director técnico del Tottenham Hotspur, vigente subcampeón de la Champions League. Llega como repentino reemplazo del argentino Mauricio Pochettino. A continuación analizamos el renovado panorama de la Premier League con la llegada del entrenador portugués.

No tardó mucho en volver

Lo habían echado del United a finales de 2018 por los pobres resultados y los continuos enfrentamientos con sus jugadores. Y ahora está de regreso en un equipo que en las últimas semanas parece desgastado, ausente, lejísimo de la forma que mostró la temporada pasada. Un día antes de la llegada de Mourinho habían echado a Mauricio Pochettino, que en sus cuatro años al frente del club logró continuos viajes a la Champions, un subcampeonato de Premier League y un juego atractivo.

Pero en el momento que lo echaron, el Tottenham languidecía en la posición 14 de la liga, había sido eliminado de la Copa de la Liga por el Colchester United de la cuarta división inglesa, mientras en Champions está en posición de clasificarse, pero recibió una paliza insólita a manos y pies del Bayern Munich (7-2) que no ayudó para nada a la permanencia del entrenador argentino.

El cambio de Mourinho por Pochettino es en realidad extremo. Sobre todo a niveles tácticos, pues donde Pochettino se inclinaba por un juego de fluidez y presión, buscando generar ataques continuos, Mourinho usualmente se decanta por un juego más especulativo, intenso y de veloces contraataques.

Estamos ante una apuesta muy complicada y no solo en lo futbolístico. Desde ahora, el Tottenham, que se gastó una fortuna monstruosa en su hermoso nuevo estadio —y que por ello dejó de contratar jugadores por un buen período—, estará en manos de un entrenador que en su periodo con el United se la pasó insultando a algunos jugadores y exigiendo a gritos a la directiva nuevas compras de inmediato. Para traerlo le prometieron refuerzos, aunque en realidad el Tottenham no dispone de mucho dinero para compras.

Veremos si cumplen. Pero antes de pensar en jugadores de fuera, Mou deberá convencer a los rebeldes de su propia casa. Eriksen, Alderweilder y Kane, han coqueteado abiertamente con otros clubes, mostrando en diversas ocasiones sus deseos de marcharse.

En cuanto a lo táctico, para Mourinho, la velocidad resulta esencial, más allá de los niveles de creatividad que permita entre sus jugadores. Otro factor fundamental es una sólida base defensiva, de la cual carece el Tottenham en estos momentos.

Las habituales formaciones del portugués (4-2-3-1) podrían verse satisfechas con los jugadores con que cuenta en estos momentos. Pero conociendo sus acuciantes ambiciones y su impaciencia devoradora, sin duda exigirá mucho más. Y si bien el portugués es inflexible en sus planteamientos defensivos, resulta mucho más liberal con sus jugadores inventivos en el tercio final del ataque.

Parece que Mou buscará incorporar un lateral derecho, un central, un centrocampista defensivo y un atacante por el flanco derecho.

Veremos qué pasa con las compras y ventas durante el mercado invernal. Por ahora, ya Mou se adelantó atrayendo a su proyecto a dos compatriotas que trabajaban exitosamente como asistentes en el Lille de Francia (subcampeón la temporada pasada). Joao Sacramento y Nuno Santos dejaron el club francés en plena temporada, siguiendo las huellas del gurú José y de paso sacando chispas y humo en las defraudadas e iracundas oficinas del Lille. Ambos son excelentes, sobre todo Sacramento, que ya ha sido designado como el segundo de Mourinho con apenas 30 años.

En cuanto a las incorporaciones, durante su primera conferencia de prensa, Mourinho dijo que los mayores valores del equipo estaban en los jugadores que ya pertenecían al club y que no hacía falta pensar en incorporaciones.

El fin de semana pasado, Mou debutó contra el flojo West Ham y la victoria por 3-2 de visitante no es ni auspiciosa ni deprimente. Falta muchísimo para simplemente ver a qué juega este renovado Tottenham. Por lo menos, su equipo hizo goles, algo que le faltaba en su ciclo con el Manchester United. El Tottenham está apostando por la fama de ganador del portugués; una fama que lo acompaña a todas partes, aunque no siempre obedezca a la verdad.

¿Y cómo queda el desacreditado Pochettino? Pues nada mal. Opciones le van a sobrar. Comenzando por el Bayern Munich y siguiendo por la selección de Argentina, que tantas angustias ha pasado en los últimos años. Si algo tiene Pochettino es la capacidad de mejorar individualmente el rendimiento de los jugadores. Argentina, como siempre, está cargada de talento al que sin duda le vendría bien un entrenador como Pochettino.

El último postor por el exentrenador del Tottenham es nada menos que el FC Barcelona, que se prepara para lo peor con Ernesto Valverde, gracias al horrible rendimiento del Barça a lo largo de esta temporada, más allá de los resultados obtenidos. Incluso el Arsenal, archienemigo proverbial del Tottenham, está pensando en la posibilidad de incorporar al técnico argentino, ante los horrores experimentados en tiempos recientes bajo la mano de Unai Emery, su actual director técnico.