26 de Sep de 2021

Fútbol

Las pruebas médicas confirman el esguince de tobillo de Neto

El utrerano llegó al Arsenal en verano en calidad de cedido. Con el Real Madrid apenas había jugado 56 encuentros en dos temporadas

Dani Ceballos, una de las mayores promesas del fútbol español, no está disfrutando en el Arsenal de los minutos que buscaba al irse del Real Madrid, principalmente por las lesiones.

El rol de Ceballos apuntaba a crecer, ahora con la falta de centrocampistas creadores en el Arsenal.EFE

El utrerano llegó al Arsenal en verano en calidad de cedido. Con el Real Madrid apenas había jugado 56 encuentros en dos temporadas, insuficiente para un futbolista en crecimiento como Ceballos. En su siguiente destino se encontraba un equipo en desarrollo, con buenos jugadores arriba a los que surtir balones y un entrenador español en el banquillo.

Su arranque en el Emirates Stadium no pudo ser mejor y en su primera titularidad dio dos asistencias en la victoria ante el Burnley, allá por el mes de agosto.

El español se ganó al público, que le dedicó un famoso cántico cada vez que jugaba. “Dani Ceballos, come paella, bebe estrella, el chico es magia”, rezaba el mismo.

Era de los más aplaudidos en el estadio cuando salía a calentar o saltaba al terreno de juego, pero su auge se fue diluyendo. En los siguientes nueve encuentros ligueros no marcó ni un gol ni dio una sola asistencia. Seis titularidades en la Premier unidas a cuatro encuentros en la Liga Europa (donde sí anotó un gol), además de algunos escasos minutos en la Copa de la Liga, fue su balance hasta la llegada de la fatídica lesión muscular.

Ceballos se estaba adaptando a un nuevo equipo, no siendo el Arsenal el más establecidos. Sin embargo, su crecimiento lo cortó una lesión muscular en noviembre. Volvió a ser convocado con el año nuevo y aunque ha entrado en cuatro listas desde entonces, aún no ha disputado ningún minuto.