25 de Sep de 2021

Fútbol

Guardiola, en la cima

El Manchester City no tuvo piedad y aplastó a domicilio al Liverpool. Los discípulos de Guardiola son líderes absolutos de la Premier League, desarrollando un gran juego y sumando 14 triunfos consecutivos en todas las competiciones

Pep Guardiola es un exfutbolista y actual entrenador español.EFE

El duelo del domingo pasado entre el Liverpool y el Manchester City parecía fundamental; quizá no para definir, pero sí decantar la Premier League. El Liverpool, vigente campeón, llegaba al enfrentamiento en un momento bajo de forma. Mientras el City llegaba pletórico de juego y resultados. Pero más allá del enfrentamiento entre dos grandes favoritos al título de Inglaterra, el partido del domingo sirvió para marcar y definir distancias.

El 4-1 significó una rotunda afirmación por parte de los citizens en su camino hacia un nuevo título de liga.

El City dominó cada área del juego, adueñándose del balón, defendiendo a conciencia y castigando sin misericordia los errores defensivos del rival.

Ahora, el Liverpool está a 10 puntos del líder City, y eso que el equipo de Guardiola tiene un partido menos. Repetir el título se ve como una proeza demasiado lejana para los de Klopp. Mientras, por su parte, un irregular Manchester United apenas acaricia tímidas opciones de alcanzar a sus rivales de ciudad y obtener el ansiado campeonato.

El City está jugando a gran nivel, pese a las ausencias de Kevin De Bruyne y Sergio Agüero. Su racha imparable de triunfos arrancó el 19 de diciembre de 2020 con la victoria de 1-0 ante el Southampton. A partir de ese momento obtuvo en total 14 victorias seguidas en todas las competiciones, anotando de paso 37 goles, mientras apenas recibía 5 anotaciones.

Además, con el triunfo sobre el Liverpool en la fecha 23 de la Premier League, Manchester City cortó una prolongada racha negativa visitando a sus rivales. La última vez que los citizens habían ganado en Anfield fue en marzo de 2003. Desde aquel partido, empataron 9 veces y perdieron 19 de sus últimos 28 partidos de visita contra el Liverpool.

Los meritorios ajustes de Guardiola

El pasado 21 de noviembre Manchester City visitó White Hart Lane y tocó fondo al caer 2-0 frente al Tottenham. Ese resultó el punto de inflexión en esta temporada. Con su derrota, el City se colocó noveno en la clasificación de la Premier. Cuando abandonó la cancha, Guardiola mostró una rabia incontenible y prometió cambiar. Desde entonces, el City no ha perdido.

Lo primero que transformó fue el doble pivote, un experimento que contradecía todas sus previas decisiones en el centro del campo. Así, Guardiola retornó al único pivote en una formación 4-3-3. También encontró la solidez anhelada en el centro de la defensa, con las contribuciones de Rubén Días y Aymeric Laporte, como baluartes incontestables.

Los ajustes de Guardiola en el centro del campo permitieron retomar el conocido y eficaz 4-3-3, mientras de paso se iban sumando las victorias. Además, Guardiola abrió mucho más a sus extremos y los hizo jugar un poco más adelantados. Logró una circulación más rápida de la pelota y una ubicación más consistente de sus jugadores en el campo.

Guardiola, preocupado por ciertas fragilidades defensivas de su equipo cuando recibía contragolpes, realizó otros reajustes en el centro del campo. No solo abandonó la idea de jugar con doble pivote, para dejarle la responsabilidad a Rodri, además adelantó a los laterales como una fuerza complementaria defensiva en el centro del campo. De este modo, el City ha logrado vacunarse contra posibles y letales contragolpes, que mucho le costaron durante la temporada anterior, convirtiendo a un lateral, Joao Cancelo, en un muy eficaz colaborador de los mediocampistas. Cancelo es un jugador que no tiene las enormes cualidades que exhibía Lahm en el Bayern Munich de Guardiola, pero cumple su misma función en un constante ida y vuelta. Estos ajustes han reforzado las seguridades defensivas del City, pero además han permitido multiplicar sus poderes ofensivos.

Ahora, obligado a prescindir del brillante y lesionado Kevin De Bruyne, Guardiola ha redescubierto a Bernardo Silva, como tercer mediocampista y eje de su ataque posicional. Si bien la temporada anterior el portugués estuvo relegado, hoy es un protagonista esencial en el modelo del City.

Actualmente dirige al Manchester City F. C. de la Premier League de Inglaterra.EFE

Guardiola, luego de algunas dudas, ha terminado como un fiel creyente del falso 9 como eje de un ataque dinámico y colectivizado. Ferran Torres, Mahrez o Sterling se han turnado en esa posición que descontrola y vence a las defensas de la Premier League. Guardiola lo tiene clarísimo: “Al gol tenemos que llegar en equipo. Nuestros máximos goleadores no están en el top-10”. De hecho, el máximo anotador del equipo es Gundogan, un volante mixto con apenas siete tantos.

Foden, consagrado

Y ya que hablamos del falso 9, tenemos que mencionar obligatoriamente a Phil Foden. El juvenil inglés ya venía mostrando maneras de crack absoluto, pero el encuentro contra el Liverpool, de algún modo sirvió de consagración total. Su ascenso ha sido gradual, ajeno a los relámpagos sorpresivos de las grandes apariciones (como su excompañero Jadon Sancho). Desde su primera convocatoria, cuando Foden apenas tenía 16 años y 193 días, Guardiola ha ido llevándolo paso a paso, sin jamás apresurarse ni enfrentarlo a presiones innecesarias. Su desarrollo gradual ha sido objeto de atención en los medios ingleses desde el primer día. Muchos dudaban de la cantidad de minutos que podría tener el joven jugador en un plantel plagado de estrellas. Algunos pensaron que debía irse prestado a un equipo de menor categoría para aumentar sus opciones de jugar cada semana. Pero Guardiola se negó rotundamente a prestarlo. Quería entrenarlo a la par del resto del plantel ayudando en su desarrollo y observando su crecimiento futbolístico muy de cerca. De este modo, poco a poco le fue dando minutos y oportunidades.

Muchas veces (incluyendo el partido contra el Liverpool) lo ha utilizado como falso 9 con gran éxito. También puede ocupar cualquiera de las dos bandas con eficacia. De hecho contra el Liverpool inició en el centro del ataque, pero terminó jugando por la derecha con eficacia y calidad demoledoras.

Foden es un elemento más que consolida el proyecto de Guardiola como candidato a tener en cuenta en todas las competiciones de la temporada.