Temas Especiales

07 de Feb de 2023

Fútbol

Estadios que han marcado las finales de la Copa Mundo

19 estadios, desde 1930 al 2018, han acogido las 21 finales de la Copa Mundo. Un breve repaso histórico sobre los que son un recuerdo y los que perduran

Estadios que han marcado las finales de la Copa Mundo
El estadio Råsunda, en Solma, Suecia, el 2 de septiembre de 2011, antes de su demolición para dar paso a un conjunto de viviendas. Aquí se jugó la final de la Copa Mundo Suecia 1958, en la cual Brasil logró su primer título.Shutterstock

Organizar un evento deportivo mundial ha requerido desde sus inicios un ingente esfuerzo humano, económico, logístico, organizativo, etc. A medida que un torneo como la Copa Mundo fue creciendo, los estadios para albergar el campeonato requirieron y supusieron nuevos desafíos, en particular el escenario que debería albergar la final, desde su primera versión en Uruguay 1930 hasta esta próxima de Catar 2022.

Estadio Centenario-1930

Diseñado por los arquitectos Juan Antonio Scasso y José Domato, fue concebido inicialmente para acoger a 100.000 aficionados, finalmente se redujo el aforo a 70.000 espectadores. Los periodos de lluvia de aquel año retrasaron la conclusión de las obras hasta cinco días después del comienzo de la Copa Mundo de 1930.

Bautizado como estadio Centenario en conmemoración al primer siglo de la independencia uruguaya, se considera el primer acto oficial en el campo una barbacoa que ofreció días antes la Federación Uruguaya de Fútbol a los obreros, quienes movilizaron 14.000 metros cúbicos de cemento para su construcción en el tiempo récord de seis meses, trabajando día y noche.

Estadios que han marcado las finales de la Copa Mundo
La construcción del estadio Azteca se inició con una enorme excavación de 180.000 toneladas de roca, en 1962, en terrenos del volcán apagado Xitle. En la obra participaron 10 arquitectos, 34 ingenieros, 15 técnicos y 800 obreros.Shutterstock

Se inauguró deportivamente el 18 de julio de 1930 con la victoria 1-0 de Uruguay sobre Perú. El gol lo marcó Héctor 'El Manco' Castro, quien había perdido de joven el antebrazo derecho. En la final entre Uruguay vs. Argentina, los uruguayos ganaron 4-2, el último gol de esa copa lo consiguió el 'Manco' Castro.

Cumplirá durante la Copa Mundo 2030 un siglo de vigencia; es reconocido por la FIFA como monumento histórico del fútbol mundial.

Estadio Nacional del Partido Nacional Fascista-1934

Marcello Piacentini, a la postre el arquitecto favorito del dictador Benito Mussolini, fue el encargado de realizar esta obra; se inauguró el 10 de junio de 1911 como Estadio Nacional, para competencias de atletismo y bicicleta.

Fue reestructurado en 1927 para adecuarlo a una cancha de fútbol, y se le cambió la denominación a Estadio Nacional del Partido Nacional Fascista. En 1934 alcanzaría su mayor trascendencia al disputarse allí la final de la Copa Mundo 1934, en la cual Italia venció 2-1 a Checoslovaquia para obtener su primer título mundialista, ante la mirada y el beneplácito de Mussolini. Años después pasaría a llamarse estadio Torino; fue demolido en 1957.

Estadio Olímpico Yves-du-Manior-1938

Conocido también como el estadio Colombes, por estar situado en la ciudad de Colombes, fue diseñado por el arquitecto Louis Faure-Dujarric; sirvió como sede principal de los octavos Juegos Olímpicos celebrados en París en 1924. Se construyó en 1922 y se inauguró el 4 de mayo de 1924. Su nombre se debe al célebre jugador de rugby francés Yves du Manior desaparecido en un accidente aéreo.

Acogió la final de la Copa Mundo Francia 1938, entre Italia y Hungría, que le dispensaría a Italia su segundo título mundial consecutivo al derrotar a los húngaros 4-2. Durante la Segunda Guerra Mundial fue ocupado por el ejército nazi, para detener allí opositores políticos y hebreos.

Hoy es un polideportivo con capacidad para 15.000 personas y en los próximos Juegos Olímpicos París 2024, será por segunda vez sede de una cita olímpica, recibiendo las competencias de hockey.

Estadio Maracaná-1950/2014

35.000 obreros trabajaron durante dos años, utilizaron 500.000 sacos de cemento y 10.000 toneladas de hierro para crear un colosal estadio en el corazón de Río de Janeiro, que daba cabida a 170.000 asientos.

Diseñado por los arquitectos Rafael Galvao, Pedro Paulo Bernasdes Bastos, Orlando Azevedo y Antonio Dias Carneiro, acogería la Copa Mundo de 1950. Le dieron al coliseo una forma elíptica con dos grandes anillos de gradas alrededor del campo, un nivel intermedio de palcos abiertos, dos rampas externas para su desalojo, entre otras características, ponderando la funcionalidad y la seguridad.

Se llamaría inicialmente Estadio Municipal, inaugurado el 16 de junio de 1950, ocho días antes del mundial. Su nombre Maracaná se lo dio la gente al relacionarlo con el nombre de un papagayo brasileño y un pequeño río de la zona. Se le suele asociar con el hecho más amargo de la rica historia del fútbol brasileño, el legendario “Maracanazo” en referencia a la derrota de los brasileños frente a Uruguay 2-1, quienes les arrebataron un título que celebraban con anticipación.

Desde 1964 pasó a denominarse oficialmente estadio Mario Filho- Maracaná, en reconocimiento al periodista deportivo Mario Filho. Sometido a varias remodelaciones, albergó nuevamente la Copa Mundo en 2014, para ver coronarse esta vez a Alemania campeón del mundo tras la victoria 1-0 sobre Argentina. En esta Copa sufriría ante los alemanes la humillante derrota 7-1, aunque en Belo Horizonte.

Entre los hechos significativos que se resaltan en el Maracaná, Pelé anotó su gol 1.000, el 19 de noviembre de 1969, y la Selección de Brasil obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Brasil 2016, el único título en la rama masculina que le había sido esquivo.

Estadio Wankdort-1954

El estadio Wankdort de Berna, Suiza, acogió la final de la Copa Mundo Suiza 1954. Es recordado porque allí Alemania Federal, considerado un outsider en el campeonato, alcanzó su primer campeonato al derrotar en la final a Hungría 3-2, en lo que quedaría marcado en su historia como “El milagro de Berna”.

Fue diseñado por el estudio Architetekten Scherler&Berger e inaugurado el 18 de octubre de 1925. Por su valor histórico, al haberse jugado allí una final del mundial y ser la sede de la selección suiza, se abrió una polémica sobre si conservar la vieja estructura o reconstruirlo. Se convocó a un referéndum ciudadano, el 8 de junio de 1997; el 72% de los votantes se inclinó por la reconstrucción.

El 3 de agosto de 2001 se demolió el antiguo Wankdorf. Darían vida a un nuevo estadio con modernas instalaciones.

Estadio Råsunda-1958

Inaugurado el 17 de mayo de 1937 por el rey de Suecia Gustavo V., en Solna, un municipio al norte de Estocolmo, la capital. Su diseño estuvo a cargo de los arquitectos Birger Borgström y Sven Ivar Lind.

Los suecos asistieron convencidos de que en su primera y única final que han disputado, el 29 de junio de 1958, en el Råsunda conquistarían la Copa Mundo Suecia 1958. Enfrentaron a Brasil y comenzaron ganando 1-0 a los 4 minutos de juego, pero terminó siendo la revancha de Brasil de su descalabro en 1950. Emergieron como la nueva potencia en el fútbol, al derrotar a los suecos 5-2, y posicionaron en el firmamento deportivo a Edson Arantes Do Nascimiento, Pelé.

En el Råsunda se disputaría también en 1995 la final de la Copa Mundial del Fútbol Femenino entre Noruega y Alemania, ganando las noruegas 2-0. Un privilegio que compartiría con el estadio Rose Bowl, Los Ángeles, Estados Unidos, los dos únicos escenarios que han acogido las finales en ambos géneros. Fue demolido en 2013.

Estadio Nacional de Santiago-1962

Diseñado por el arquitecto Ricardo Müller Hess, el Estadio Nacional de Santiago de Chile constaba de dos anillos de gradas, unidos por rampas de escaleras que lo dividían; se inauguró el 3 de diciembre de 1938. Posteriormente fue reformado ampliándolo y unificando los anillos, confiriéndole con ello más imponencia al interior del estadio.

En el Estadio Nacional de Santiago se disputaría la final de la Copa Mundo Chile 1962 entre Brasil y Checoslovaquia, cuyo resultado 3-1 les significaría a los brasileños su bicampeonato.

Después del golpe militar de Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973, el Estadio Nacional de Santiago sirvió como una enorme cárcel, lugar de tortura y desapariciones para los opositores al régimen.

Hoy es espacio para eventos culturales y varias disciplinas deportivas que desarrollan su actividad en la pista de atletismo; ha recibido varias finales organizadas por la Conmebol, entre ellas la Copa América de Fútbol.

Estadio de Wembley-1966

Construido como símbolo inglés para la Exposición del Imperio Británico de 1924, por los arquitectos John Simpson y Maxwell Ayerton y el ingeniero Owen Williams, fue terminado en 300 días con el trabajo de 1.500 obreros.

Contaba con una tribuna parcialmente cubierta y con un anillo de gradas para recibir a 100.000 aficionados. Para la tribuna principal, en donde ubicaron el palco real, dispusieron de una escalinata de 39 escalones que posibilitaba el acceso directo al campo de juego.

Se llamó inicialmente Empire. El Wembley fue el escenario principal de los Juegos Olímpicos de Londres 1948. Allí la selección inglesa disputó los siete partidos que afrontó durante la Copa Mundo Inglaterra 1966, entre ellos la final, con la victoria de Inglaterra 4-2 ante Alemania, permitiendo que Bobby Moore, el capitán inglés, recorriera desde el campo los 39 escalones hacia el palco real para recibir de manos de la reina Isabel II la Copa Jules Rimet.

El 30 de septiembre de 2002 empezó su demolición para dar paso a una nueva estructura, teniendo como objetivo los Juegos Olímpicos Londres 2012. El nuevo estadio está activo desde el 24 de marzo de 2007.

Estadio Azteca 1970/1986

El diseño del estadio Azteca correspondió a los arquitectos Pedro Ramírez Vásquez y Rafael Mijares Lacera. 10 arquitectos, 34 ingenieros, 15 técnicos y 800 obreros formaron parte de la fuerza laboral para construirlo.

Se inauguró el 29 de mayo de 1966. En 1968 recibió la ceremonia inaugural y el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos México 1968. Llamado el “Coloso de Santa Úrsula”, es uno de los dos estadios, junto al Maracaná, en el que se han disputado dos grandes finales mundialistas.

La Copa Mundo México 1970 presentó la mejor selección de Brasil de su historia, con Pelé como su gran figura, en su esplendor y próximo al retiro. Brasil logró allí el tricampeonato al vencer a Italia 4-1, quedándose definitivamente con el trofeo Jules Rimet.

La Copa Mundo México 1986 exhibió a un Diego Armando Maradona inigualable aupando a Argentina a su segundo título, con una final electrizante ante Alemania que ganarían los argentinos 3-2. El Azteca coronó su reinado.

El nombre de estadio Azteca fue elegido mediante un concurso popular. La propuesta ganadora fue del ciudadano Antonio Vásquez Torres. Como premio por ello recibió un abono en la tribuna para dos personas, ¡por 99 años!

*Próximo miércoles, segunda entrega