Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Hípica

Merecido homenaje a un inversionista hípico

Su consagración en esta actividad le ha retribuido grandes triunfos, dentro y fuera de fronteras. El domingo se le dedica una prueba clásica

La historia de la familia Motta en la hípica panameña se remonta a mucho antes de la década de 1960. El Stud Book y estadísticas de ese año constatan el triunfo del ejemplar ‘El Pacífico' en el Clásico Presidente de la República, propiedad de Roberto Motta, luego se reseñan los colores de los hermanos Motta y también de Felipe Motta, llegando ese legado hasta el hoy exitoso inversionista Dr. Monty Motta.

Su afición hacia la hípica nació desde muy temprana edad, muy cerca de sus tíos Roberto y Felipe.

Recuerda Monty que a los once años ya sentía esa pasión, a tal punto que al volver de sus estudios del Colegio Javier, lo primero que hacía era pedirle dinero a su abuela y, a escondidas de su madre, tomaba un taxi y se dirigía hacia el Hipódromo Presidente Remón (HPR).

Ya en el HPR, permanecía en el establo del Stud San Antonio, donde tenían los caballos. Allí le tomó cariño a ‘Sin Piedad', un alazán cariblanco al que caminaba en el rin que perdió un Clásico Velocidad con ‘El Manut'.

Posteriormente, a petición de su padre, su tío Felipe lo llevaba al HPR a las tandas dominicales, fomentando su interés por las carreras de caballos.

MONTY G. MOTTA - INVERSIONISTA HÍPICO

‘Siempre estaré dando la cara por la hípica, es una pasión, un ‘hobby' que me gusta'

Cuando aún no había incursionado como propietario de caballos, se le encargó la administración de dos ejemplares de la finca de la familia en Remedios, Chiriquí, la yegua ‘Rosalía' y el caballo ‘Joven Galeno', los cuales estuvieron bajo la preparación de Roberto Arango.

Luego se retira momentáneamente de la hípica para dedicarse a sus estudios en su especialidad médica y no fue hasta 2003 cuando se inicia como propietario con sus homólogos Francisco Sánchez y Roberto Bowen, con quienes comparte un tercio del ejemplar ‘Bright Wagon'.

Junto a sus socios asiste en 2004 a la subasta de Fasig Tipton, allí adquieren a un hijo de ‘Devils His Due' de nombre ‘Suspicious Halo', que no resultó muy bueno, corría para el Stud Los Intocables.

Desde entonces no ha dejado de decir presente en las famosas subastas que se llevan a cabo cada mes de octubre en Lexington, Kentucky.

A diferencia de otros inversionistas que asignan a conocedores para las adquisiciones de los ejemplares, el Dr. Motta ha creado un equipo de profesionales del que él mismo forma parte.

Para hacerse con los mejores, cuando los caballos van llegando al padock interno y al rin , el equipo los observa y analiza su pedigrí, revisan cada detalle de la endoscopía, los rayos X y hablan sobre los productos con los mismos dueños, para decidir cuáles comprar, no sin antes contar con el visto bueno final del preparador David Yau, quien ve la conformación del animal.

En estas adquisiciones Monty se siente complacido, porque ha obtenido caballos muy buenos, como ‘Golden Strategy', ganador de siete clásicos en Panamá, que posteriormente fue vendido en $150 mil en EE.UU.; la yegua ‘Broken Wedding', ganadora del Clásico Día de la Madre y otras dos pruebas de esta naturaleza, ambos con su socio el Dr. Sánchez; y ‘Polish Warrior', con su compadre Joaquín De La Guardia, también con varios triunfos en cotejos estelares.

Otro socio, con quien mantuvo armonía en la hípica, fue el norteamericano Herman Van Den Broeck. Con él compartió una cuadra de caballos en Panamá, como también en Estados Unidos.

La dupla de inversionistas tuvo muchos ejemplares que corrían en el Hipo Remón para el Stud H & M (Herman y Monty).

Aunque en Panamá alcanzaron numerosos triunfos, sus mayores logros los adquieren en Estados Unidos, con caballos como ‘Small Token', ‘Frontier Ranger', ‘Carson Dash' ‘Offlee Fast' ' y ‘Angélica Zapata', sin duda esta última, la mejor pieza.

De ‘Angélica Zapata' era el dueño del 50%, la que llevaron a correr a Kentucky, Keeneland, en otros hipódromos del área y en TurWay Park.

Su primer ganador fue en Churchill Down, llegando a triunfar en nueve stakes , la mayoría en Calder y Gulfstream, además de dos stakes Gr. 3 en la tercera casilla.

Sobre la hípica local, el experimentado hípico comenta que la ve estable, que se ha mantenido gracias al aporte gubernamental.

‘Yo siempre estaré dando la cara por la hípica panameña, es una pasión, un hobby que me gusta. Así como hay gente a la que le atraen los yates y el golf, nosotros nos inclinamos por las carreras de caballos', comparte.

Actualmente, el inversionista se mantiene como propietario único de sus caballos, los cuales corren para los colores verde caña, franjas cruzadas rojas adelante y atrás, del Stud La Alianza.

También ha incursionado en la faceta de criador, tiene a varios caballos y yeguas que sirven como reproductores, entre ellos ‘Uncle Chester', ganador de pruebas clásicas, y ‘Quien Será', de una buena descendencia sanguínea.

Su dedicación a la hípica dentro y fuera del terruño nacional lo ha gratificado con muchos trofeos, copas, reconocimientos, entre otras distinciones, al triunfar en pruebas estelares. Son orgullos que atesora en un lujoso armario colocado en un sitio especial en su residencia.

Las cuatro jornadas de la Breeders' Cup' a las que ha asistido las describe como inolvidables. Ha tenido la dicha de estar presente en tres competencias de la excepcional yegua norteamericana ‘Zenyata', en dos de sus 19 triunfos y en su única derrota en su última salida a la pista con el caballo ‘Blame'.

‘Me siento muy halagado por el homenaje que me estará rindiendo este domingo la Sociedad de Dueños de Caballos, y le agradezco a su directiva por esta distinción', concluyó Monty G. Motta.