La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Sep de 2019

Hípica

Clásico Presidente de la República, la joya de la hípica panameña

Una historia que comenzó hace 91 años tendrá este domingo a los mejores caballos alojados en las pesebreras del Hipódromo Presidente Remón buscando la corona, la gran bolsa y un lugar en la historia

‘Voy Porque Voy', propiedad de Isaac Tawachi, último nacional en ganar el Clásico Presidente. Lo hizo en 2011.

La hípica en Panamá tuvo sus inicios hacia finales del siglo XIX; sin dudas, una época en que el territorio se mantenía unido a Colombia.

Un breve pasaje por la historia del hipismo en Panamá deja ver algunas crónicas sobre carreras públicas en áreas de ‘las afueras', como se conocían sectores que hoy ocupa la amplia vía Ricardo J. Alfaro, en la llamada entonces ‘La Locería'.

Una vez constituida en República independiente, Panamá y su hípica seguía buscando un escenario donde presentar las carreras de caballos.

Es así como la llamada a principios del siglo XX ‘Recta de Perejil' fue escenario durante los fines de semanas de eventos hípicos, principalmente con dos caballos en competencia.

A medida que la ciudad de Panamá comenzaba a extenderse, también la búsqueda de un sitio donde establecer una instalación adecuada para la actividad.

Nace así el hipódromo de Juan Franco, y con él, en 1922, el Club Hípico de Panamá; de inmediato, se dio forma a una agenda (hoy Calendario Clásico), de manera que la hípica panameña despegara con destino a sus mejores días, que aún hoy, pese a momentos aciagos, se mantiene como el principal espectáculo público de cada fin de semana en Panamá.

EL CLÁSICO PRESIDENTE

Una vez instalado Juan Franco, y el Club Hípico de Panamá en movimiento, se pensó con justa razón que la hípica debía ofrecer un homenaje al primer ciudadano del país.

Es de esta forma como en el año 1923, se celebra la primera versión del Clásico Presidente de la República, honrando la más alta posición de mandato del país.

Le correspondió la recepción de este homenaje al entonces presidente Belisario Porras, en el cumplimiento de su tercer y último período presidencial.

La victoria en aquella primera versión le correspondió a la corredora argentina ‘La Victoirie', marcando 2.30 en los 2,400 metros.

La mimada de don Francisco Arias Paredes fue montada por Emilio Terán, llevándose la mejor parte de una bolsa de 2,500 dólares.

El éxito de esta carrera impulsó decididamente la actividad hípica en Panamá.

UN GRAN CAMINO

Desde aquellos años de Juan Franco, hasta la construcción del Hipódromo Presidente Remón, inaugurado en el año 1956, el Clásico Presidente de la República representó la gran atracción de la hípica panameña.

La caballada de aquellos años estaba básicamente compuesta por ejemplares importados de Sudamérica, con caballos de buena factura procedentes de Chile, Argentina, Uruguay, Perú y algunos de los Estados Unidos.

La competencia comenzó a tomar fuerza, no solo por la calidad de los ejemplares, sino por las estrellas del sillín que actuaban.

Eran los años en los que el panameño Blas Aguirre se medía con los jinetes foráneos como los chilenos Fernando Álvarez y José ‘Pepe' Ulloa, y los jóvenes látigos panameños Guillermo Millord, Jorge Velásquez, Laffit Pincay Jr, Víctor ‘Bimbo' Tejada, Heliodoro ‘Papito' Gustines, por citar solo algunas de las estrellas del sillín en aquella época.

LA CRÍA NATIVA

La idea de que un caballo nacido y criado en Panamá venciera a los mejores caballos importados en el Clásico Presidente de la República se hizo una obsesión para los criadores nacionales.

El sueño se hizo realidad con ‘Tojo', un hijo del padrillo ‘Dependable' criado en el haras San José, propiedad de Carlos ‘Calongo' Jurado, que marcó tiempo de 2.52.3 para los 2,600 metros. Representó los colores del stud Llano Bonito, con la preparación de William Rose.

Dos años después, ‘Iván', un caballo pequeño y no muy atractivo, pero con un corazón más grande que el mundo, se ganó el Presidente en 1969, con monta de Víctor Tejada, registrando tiempo de 2.54.1. El hijo de ‘Sonorus' en ‘Melodía' por ‘Flexton' fue criado en el haras San José, siendo Reginald Douglas su propietario y entrenador.

LOS GRANDES CAMPEONES

El Clásico Presidente de la República ha tenido grandes corredores entre sus ganadores.

12

rivales competirán este domingo en el Clásico Presidente de la República; habrá en el evento dos caballos argentinos, nueve estadounidenses y un ejemplar nacional.

100

mil dólares, más el agregado de las inscripciones, en el gran premio en disputa.

‘El Mandamás', un alazán argentino, gran fondista, ganó tres veces seguidas la carrera (1971-1973), siendo el primer gran campeón de esta carrera. Defensor de las sedas del stud Cinco Estrellas, y del stud Evelani, este hijo de ‘Oak Ridge', tuvo a Isaac ‘Sam' Jiménez como su entrenador.

Entre 1992 y 1994, el estadounidense ‘El Catedrático' fue el siguiente gran campeón presidencial, defendiendo las sedas de Isaac Tawachi, el máximo triunfador de esta carrera entre los propietarios, el descendiente de ‘Quadratic' venció a tres nativos excelentes: ‘Espaviento', ‘Aquiles' y ‘Leonardo', siempre bajo los cuidados de Andrés Farrugia.

Aquella carrera de 1994 es una de las más recordadas de la historia de la hípica panameña, en la que Roberto Pérez sobre ‘El Catedrático' y Cornelio Velásquez en ‘Leonardo' dejaron su estirpe de campeones sobre la pista de Juan Díaz como un mudo testigo.

EL SIGLO XXI

Hacia finales del siglo XX, el Clásico Presidente de la República cambió su nombre a República de Panamá; coincidencialmente, dos nacionales ganaron la carrera: ‘Pancho Marimba', portador de la más exquisita sangre nativa con su padrillo, ‘El Gran Capo', y perteneciente al stud Dios Nos Bendiga, hizo suya la carrera en 1998, montado por Antonio Linares, con los cuidados de su hermano, Esteban Linares.

Al siguiente ‘Evaristo', el tordillo que volaba en la recta final, capturó la carrera.

Este hijo de ‘Tupido', al igual que ‘Pancho Marimba', fue criado en el haras San Miguel, representó las sedas del stud El Naranjo, con la preparación de Roberto Arango.

Al entrar el nuevo siglo, la carrera ha sufrido algunos cambios importantes.

En el año 2008, la distancia del evento fue ajustada a 2,100 metros, y desde el año 2012, la bolsa en disputa es de 100 mil dólares, monto al que se agrega el dinero producto de las cuotas de inscripción y ratificación.

El Clásico Presidente de la República sigue siendo el gran espectáculo de la hípica panameña. Es una carrera en la que se juntan los mejores caballos alojados en las pesebreras del hipódromo Presidente Remón.

Para la edición 91 de la carrera, una docena de competidores tomará la largada en el poste de los diez y medio forlones, con la emoción y el atractivo intactos como el día en que esta carrera se celebró por primera vez.