Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Más Deportes

El dilema del boxeo y los títulos interinos

Y no es porque en estos tiempos no existan grandes figuras, sino porque el exagerado prurito de los organismos que rigen el boxeo por in...

Y no es porque en estos tiempos no existan grandes figuras, sino porque el exagerado prurito de los organismos que rigen el boxeo por incrementar sus ganancias, los ha llevado a niveles insospechados, con el consecuente deterioro de la jerarquía máxima, que debe corresponder al campeón mundial de boxeo.

Hoy, hay cuatro organismos que rigen el pugilismo en sus diecisiete categorías, a saber: la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el Consejo Mundial de Boxeo (CMB); la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y la Organización Mundial de Boxeo (OMB), lo que significa que en una misma división, existen cuatro púgiles con la misma etiqueta de campeón.

Hasta ahí lo puedo comprender, a sabiendas que cada uno de ellos tiene apenas un cuarto del reconocimiento mundial. Tenemos que comprender que la época de un solo campeón, sencillamente quedó atrás.

Lo que no puedo justificar, y hasta ahora no ha habido nadie que me lo pueda explicar, es por qué el desmedido afán de algunos organismos en “crear” nuevos campeones en una misma división, cuando no son necesarios.

El caso más increíble es el de la AMB, que ahora tiene su sede en Panamá. Al observar su reglamento de campeonatos mundiales, no puedo dejar de asombrarme al leer que “queda entendido que al otorgarse el reconocimiento de Campeón Unificado por parte de la AMB, queda vacante y se deja sin efecto el Título de Campeón Mundial, que como organismo específico reconoce la Asociación Mundial de Boxeo en forma individual, en la división de peso o categoría donde se haya producido la unificación como resultado del combate Inter -organismos.

Es decir que el boxeador que adquirió el Campeonato Unific ado al obtener el titulo de otro organismo, automáticamente esta renunciando al título individual y especifico reconocido por la AMB”.

¿Esto tiene sentido?

Por fortuna, la AMB es el único organismo que oficializa este exabrupto. Por ejemplo, en el caso del choque unificatorio supermosca entre Christian Mijares (campeón CMB) de México y Alexander Muñoz (campeón AMB) de Venezuela, el CMB reconoce como el titular absoluto al que ganó ese pleito, o sea, Mijares.

¡Ah!, pero la AMB, cuyo campeón perdió en esa unificación, reconoce a Mijares, pero “crea” otro campeón con el mote de “regular”, y lo que es peor, oficializa una pelea, en esa misma categoría, por el título “interino”.

Somos pocos los periodistas especializados en boxeo que denunciamos este hecho, pero debo señalar que el también panameño Chon Romero, el célebre creador de la revista Guantes, y figura de gran prestigio, a este respecto ha señalado que “entonces (los organismos), para agravar la terrible situación han nivelado la jerarquía profesional de los monarcas regulares de turno, con los dizque campeones interinos. En otras palabras, para las entidades de boxeo, no hay diferencia de un paladín de turno real, que según los reglamentos de estas organizaciones lo obtuvo porque surgió triunfante entre los quince clasificados de su categoría, y el campeón in terino, que tiene la misma subordinación porque a los integrantes de éstas entidades de boxeo, les da la gana de que así sea.

Juan Brignone, periodista argentino que escibr en Notifight también ha cuestionado esta proliferación de títulos interinos.

Pero hay más.

Veamos que dice la AMB en cuanto a las razones para que exista un campeón “interino”.“La AMB podrá determinar un Campeón Interino, cuando el campeón mundial esté:

a) inactivo por más de seis (6) meses por razones médicas certificadas; o cuando

b) por cualquier impedimento legal o razones fuera de su control, no pueda defender su campeonato en el periodo estipulado en estos reglamentos.

Pues resulta que el pleito de título interino entre el panameño Rafael “Torito” Concepción y el filipino A. J. Banal no encaja en ninguna de estas dos variables. ¿Cómo puede explicarse entonces la sanción de este pleito?

Debo exhonerar de esta anomalía a la FIB, que no tiene estos títulos interinos, y en gran medida a la OMB que no los ha proliferado. Pero el CMB no escapa a esto, porque por mucho tiempo mantuvo a dos campeones en una misma categoría, como fue el caso de la división mosca con el tailandés Wonjongkam y el mexicano Jorge “El Travieso” Arce.

Sin razón alguna, se reconocía a los dos campeones, uno como regular y el toro como “interino”, quienes defendían, casi simultáneamente, sus coronas. ¡Bingo! Dos sanciones de miles de dólares por un mismo campeonato mundial.

Sabemos que las entidades rectoras del boxeo viven de las sanciones que cobran por sus peleas titulares, pero proliferar estos campeonatos “interinos”, hace un daño tremendo a la jerarquía del deporte. Pero bueno, qué se puede esperar, cuando el asunto se traslada no sólo a los campeones, sino también a los ahora llamados “retadores mandatorios”.

Siempre el retador mandatorio de un campeón era el clasificado en el primer escaño de las clasificaciones. Es lógico. Pero resulta que ahora no es así. Ser retador número uno no implica necesariamente ser el “retador mandatorio”, ahora ese boxeador es “designado” por la entidad.

La AMB, por ejemplo, establece que será el voto mayoritario de los miembros del Comité Ejecutivo el que determine que el retador número uno tiene los méritos para ser el retador mandatorio. Parece una cantinflada, ¿no? O sea que no siempre el clasificado número uno tiene los méritos de ser retador mandatorio. Entonces?¿Quién los tiene? ¿El número dos? ¿El número quince?

Insisto en que esto le hace daño al boxeo y desvirtúa la jerarquía del “campeón”. Reconozco que el espíritu de crear títulos interinos estaba bien fundamentado, pero las acciones de entidades como la AMB lo han trastocado, proliferando estos títulos, con los cuales engrosan sus arcas.