Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Más Deportes

Una despedida por todo lo alto

PANAMÁ. Ayer, con una ceremonia por todo lo alto, se le dijo adiós a uno de los coliseos deportivos más importantes del siglo XX, el Ya...

PANAMÁ. Ayer, con una ceremonia por todo lo alto, se le dijo adiós a uno de los coliseos deportivos más importantes del siglo XX, el Yankee Stadium, hogar de los Yanquis.

El estadio, erigido entre la calle 161 y la Avenida River en el Bronx, Nueva York, alberga una de las más grandes historias del béisbol profesional, con momentos que van desde finales de Serie Mundial, hasta ser testigos de las hazañas de grandes peloteros como Joe Di Maggio, Mickey Mantle, y el legendario Babe Ruth.

A principios de la tarde, las calles del popular barrio del Bronx, estaban repletas de gente que querían ser parte del cierre de uno de los capítulos más importantes de los mulos. Las filas para ingresar al museo del estadio, eran casi interminables, pero para los allí presenta, nada de eso se comparaba con guardar en sus cámaras digitales, un poco de la rica historia del coliseo.

La dirigencia de la organización, no guardó reparos en ripostarle a todos sus seguidores un espectáculo al nivel de la ocasión. Antes del partido entre los Yanquis y los Orioles de Baltimore, se realizó una ceremonia con personajes que iban desde Bernie Williams, hasta familiares de los más grandes peloteros que pudieron haber jugados con el equipo neoyorquino.

“La casa que Babe (Ruth) construyó”, como se le conoce debido a que parte del diseño arquitectónico fue basado en los batazos del jugador, abrió sus puerta el 18 de abril de 1923. Desde aquel entonces, ha sido el albergue de 37 Series Mundiales, de las cuales 26 han sido para los locales, de numerosos Juegos de las Estrellas, de actividades que nada tienen que ver con el béisbol, y un punto de referencia para los innumerables turistas que visitan la hermosa ciudad de Nueva York.

La despedida al parque, a pesar de la embriagante emotividad, no tuvo el toque que los fanáticos esperaban. Por primera vez, en los últimos 14 años, los Yanquis no se clasificarán a la postemporada, y tendrán que conformarse con ver la finales por el televisor.

A partir de la próxima temporada, una nueva historia se comenzará a escribir en el Bronx. Los Yanquis utilizarán un nuevo y moderno estadio justo al lado del viejo, y que llevará también el mismo nombre.