Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Más Deportes

¿Padece Saladino síndrome ‘MCE’?

Todos los panameños nos sentimos orgullosos y agradecidos de Irving Saladino, por haber ganado primero la medalla de oro en salto de lon...

Todos los panameños nos sentimos orgullosos y agradecidos de Irving Saladino, por haber ganado primero la medalla de oro en salto de longitud del XI Campeonato Mundial de Atletismo al Aire Libre, en Osaka, 2007 con su 6º salto espectacular de 8.57 metros, para derrotar al italiano Andrew Howe, que parecía el inminente ganador con su salto de 8.47 mts. Saladino nos dio otra sorpresa cuando salto 8.73 metros en Hengelo, Holanda, el 24 de mayo 2008. Tres meses más tarde, en agosto 2008, aunque en forma angustiada, y con el peor tiempo desde los “JO” de 1972, ganó oro en los “JO” de Beijing 2008 con apenas 8.34 metros.

Al regresar a casa como doble campeón mundial u olímpico, el gobierno, mejor dicho el presidente Martín Torrijos, y el DG de Pandeportes, se adueñaron de su triunfo, inclusive relegando a un segundo plano, al técnico brasileño, Nélio Moura, al verdadero héroe que lo transformó de un saltador del montón, conduciéndolo al pedestal de consagración mundial. Inclusive el hombre que lo inició, Florencio Aguilar, ha querido reclamar más mérito de lo que en verdad merece. ¿Y por qué? Sustento: Saladino viajó a Brasil, y para congraciarse con las autoridades, el presidente de la Fepat, Ricardo Sasso, nunca ha dicho la verdad completa, que fue la IAAF que le dio una beca a Saladino para entrenar en su Centro de Alto Rendimiento de saltos horizontales y verticales en São Paulo, que dirige Moura. Irving llegó a Brasil con sus 7.42 metros de Atenas.

Sobre su presencia en Atenas 2004 se publicó: “Saladino era considerado una promesa para el atletismo pero sintió la presión y no tuvo un buen desempeño. El agente de la leyenda americana Carl Lewis, (Joe Douglas), quiso llevarlo a USA para mejorar su preparación”. Fue en Brasil bajo la tutela de Moura y eso debe quedar claro, que Saladino aprendió los tres aspectos fundamentales del salto de longitud que son: motivación, concentración y la técnica en la elevación. Así comenzó a ganar y con esto el gobierno hábilmente empezó a vender la idea de que gracias a la Patria Nueva, estaba triunfando. Claro que dieron apoyo económico, pero sin su talento y asimilación del aprendizaje de Moura, no hubiese llegado a campeón. Conclusión: Saladino es el único dueño de su triunfo. Pandeportes ha otorgado 163 condecoraciones, y ninguna ha sido para Nélio Moura.

Explotando su triunfo para beneficios políticos, los elogios hacia este atleta han sido tan exagerados, que dejó de ser esa persona sencilla y humilde. Prueba de ello es que se rodeó de nuevas amistades. Nunca entendió que su triunfo en Beijing 2008, estuvo acompañado de un mensaje de que había mucho espacio para mejorar si quería seguir siendo campeón mundial u olímpico. Mientras los saltadores empezaron a prepararse, Saladino se dio el lujo de estar de agasajo en agasajo, cobijándose bajo el “pretexto” de una lesión. Su rendimiento a menos de un mes para defender su título mundial en Berlín es como sigue: 1º de junio 2009, 8.56; 7 de junio 8.63; 4 de julio 8.23, y 10 de julio 8.27. Veamos a Dwight Phillips que aprendió la lección después de sentirse fuera de serie al ganar oro en Atenas 2004 y oro en el “CM” de 2005, descuidando su motivación, concentración y elevación, evidenciada por exceso de faltas: 1º de mayo 8.51, 16 de mayo 8.37, 1º de junio 8.54, 7 de junio 8.74, y 10 de julio 8.61 mts. Godfrey Mokoena, 4 de julio 8.50, Sebastián Bayer, 4 de julio, 8.49, Ibrahim Camejo 28 de junio 8.30, Salim Sdiri 12 de junio 8.42. Fabrice Lapierre, 4 de julio 8.35. Saladino dejó mucha duda en su actuación del 10 de julio. Mientras Phillips saltó 8.61 en su primer turno, el campeón marcó 8.10 mts. En su 2º salto 8.27, competiendo falta en el 3º y 4º salto. El 5º fue de 8.14, fallando el 6º y último salto. Esto es una señal de una posible merma de su motivación, concentración y fallas de elevación.