Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Más Deportes

Saladino diseñó su propia derrota

Si bien es cierto que la derrota de Irving Saladino se dio en Berlín el 22 de agosto 2009, su diseño comenzó el 18 de agosto de 2008, cu...

Si bien es cierto que la derrota de Irving Saladino se dio en Berlín el 22 de agosto 2009, su diseño comenzó el 18 de agosto de 2008, cuando ganó la medalla de oro en los XXIX “JO” de Beijing 2008. Su progenitor según me informaron ya que estaba el Beijing, pidió a la “TV” que bloqueara la imagen de Melitón Sánchez, miembro del COI que fue designado para la entregar la medalla dorada. En forma irresponsable , ignoró que fue Melitón y el COP que le dio esa última oportunidad de clasificar para los “JO” de Atenas 2004, donde pese a que solo saltó 7.42 metros se detectó que tenía talento. Atenas fue la apertura que lo condujo al éxito.

Este espacio señalaba en forma sistemática, que pese a que ganó la 1ª. medalla de oro para Panamá en JO, su salto de 8.34 mts., fue el más bajo desde los “JO” de Munich, Alemania, en 1972. Todo esto fue ignorado y el gobierno del PRD, en especial el entonces DG de Pandeportes, Ramón Cardoze, y el presidente de la República, Martín Torrijos, se adueñaron de su triunfo, y se convirtió en un estandarte político. Saladino dejó de ser ese muchacho humilde de Colón, prueba de ello es que pasaron a un 2º plano personas que estuvieron a su lado en los momentos difíciles. El título principal de mi escrito del 24 de enero 2009 decía: “El Misterio de Irving Saladino: “El Dr. Sasso “llora” porque no contesta sus llamadas. Rumoran que ya no vive en Colón, y Califa es su nuevo mentor”. Dicen que fue por los 27,000.00 que Sasso recibió, sin rendir informes.

El título de mi escrito del 20 de mayo 2009: “Peligra título de Irving Saladino”: “Tiene 9 meses que no compite en salto de longitud. El ex campeón Phillips saltó 8.51 en mayo”. Parte del contenido: “Después de su triunfo en Beijing que acompañó su título mundial de Osaka 2007, los elogias han sido tal, que Saladino se convirtió en una especie de “Rey Momo”, y capitalizado por el gobierno del PRD con su aprobación, y se adueñaron de su triunfo. Agregué: “El reloj está contra Saladino para adquirir óptimas condiciones para retener su título de Osaka 2007, en el “CM” de Atletismo, Berlín 2009. Si Phillips, “CM” en París 2003 y Helsinki 2005, y “CO” en Atenas 2004, está en óptimas condiciones, peligra la corona de Saladino”. Nadie aconsejó a Saladino de su descuido, más bien la “TV” y la prensa siguieron con los elogias excesivos, y celebrando sus “boconadas”, como censuré en mi escrito del 21 de julio, con título: “Un exabrupto de Irving Saladino. Sin prueba, dijo que el salto de 8.74 mts. de Phillips en Oregon, pudo ser por alguna sustancia”. El 19 de julio preocupado por lo que sospechaba iba a ocurrir en Berlín 2009, pregunté: ¿Padece Saladino del Síndrome MCE? “Los triunfos y exceso de elogios, pudieran estar afectando su motivación, concentración y elevación”. La actuación de Saladino en la defensa de su título puso de manifiesto lo acertado de esas interrogantes. En la prueba clasificatoria del jueves 20 de agosto, fue claro y evidente el esfuerzo para saltar 8.00 metros y luego 8.16 mts.para clasificar a la final. No tengo duda de que Dwight Phillips lo desestabilizó desde su 1er. salto. Explico: Phillips saltó 8.40 mts. con 25 cms. detrás de la tabla en su primer intento. Luego el competidor más joven, Michael Watts, (Aus), de 21 años, marcó 8.28 y su paisano Fabrice Lapierre 8.21. Esa ventaja psicológica obligaba a Saladino a saltar arriba de 8.40 mts., y falló. En el 2º salto Phillips definió su triunfo ahora con 8.54, asegurando no cometer falta. Godfrey Mokoena, terminó de liquidar a Saladino, pues, pese a fallar su 1er. salto, ahora acertó con 8.47 metros. Eso fue todo para Irving. Una derrota la sufre cualquiera, pero lo que fue triste, fue la humillación del campeón que fue eliminado por 3 faltas consecutivas. Saladino tiene 26 años, y debe retomar la humildad ajena a la boconada de saltar 9 metros si quiere retornar a la cima.