Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Más Deportes

Odio y rencor Vs familia olímpica

Como estudioso del olimpismo, puedo señalar que en el Siglo IX nació la Tregua Olímpica como una tradición griega para cesar todos los c...

Como estudioso del olimpismo, puedo señalar que en el Siglo IX nació la Tregua Olímpica como una tradición griega para cesar todos los conflictos, diferencias y resentimientos, para que imperara el respeto y tolerancia para que los atletas compitieran en los Juegos Olímpicos, y los espectadores presentarlos en un entorno seguro y pacífico. Esto se convirtió en uno de los pilares fundamentales de los “JO”, plasmados en forma permanente en la Carta Olímpica. Desde 1993, y bajo Butros- Butros Ghali, Sec. Gen. de la ONU, fue aprobada la Tregua Olímpica, y ha sido continuada por Kofi Annan, y el actual Sec. Gen. de la ONU, Ban Ki-moon. Prueba de ello, es que en los “JO” la bandera de la ONU y del COI ondean en todos los coliseos de los Juegos.

El martes 20 de Oct. de 2009, tuve a bien asistir al sepelio de Bienvenido “Pepe” Sánchez, hermano del Lic. Melitón Sánchez, quien fue presidente del COP por 25 años (1982 a enero 2007), y es miembro del COI, y observé con tristeza la ausencia total de los miembros de la actual junta directiva del Comité Olímpico, actuando por encima de resentimiento, y no solo en base al concepto de Tregua Olímpica, sino de la reiteración del Comité Olímpico Internacional (COI), de lo que debe ser la Familia Olímpica. Ellos son: Miguel Sanchiz, Pres., Fernando Samaniego vicepres. y asalariado director ejecutivo; Franz Wever, sec. Gen; Ricardo Turner, sub sec.gen; Mariana López, tesorera; Ramón Alvarado, subtes.; Ademir Montenegro, fiscal y Marlene de Ocaña y José Félix Rodríguez, vocales. Tampoco estuvieron a la altura de enviar una resolución de condolencia. Actitudes como esta, refleja una contaminación evidente de odio, resentimiento, revanchismo, en vez de una TREGUA, aunque temporal, y una actuación dentro del espíritu olímpico, que profesa el espíritu de solidaridad, en momentos de enfermedad y luto. Más bien exhibieron lo que califico, de una estatura de “enanos olímpicos”.

Por el contrario, estuvieron presentes: Eduardo DeBello, exdirectivo del COP, Samuel Mowatt, ex directivo y SDG del INDE, Carlos “Pepito” Vásquez, hijo del ex Pres. “Pepe Vásquez, Omar Moreno, DG de Pandeportes, Luis “Pipo” Celis, asesor legal de Pandeportes, Dr. Rolando Villalaz, asesor legal del COP. Entre los periodistas deportivos, el único prominente fue Víctor Raúl Vásquez. Cierto es que Melitón Sánchez tampoco es “agua bendita” en ese de ser rencoroso, pero todo tiene su momento. Digan lo que quieran decir, o recurran a los argumentos más sutiles, la dedicación y lealtad de Don Meli al olimpismo panameño, en vez de cosechar en forma permanente frutos de gratitud, está arrojando un balance de menosprecio e ingratitud, de los que ahora, en especial, el mandamás del COP, Fernando Samaniego, con AMNESIA, se olvidó que Melitón le dio albergue en el COP como Miembro Permanente cuando no representaba a ningún deporte, y aún mantiene ese status cómodo.

Muchos de los directivos del COP y cito al pres. Sanchiz, Ricardo Turner, etc., en su momento fueron distinguidos por Melitón, que propició que fueran adquiriendo experiencia a nivel internacional. Cuando el INDE en forma decidida quería destruir al COP, inclusive echándolo a la calle de su oficina en la Piscina Adán Gordón, fue Melitón Sánchez con su temple y carácter de resistir como señala la Carta Olímpica, siguió defendiendo los postulados del olimpismo, hasta llevar al COP a una oficina DIGNA en la Urbanización Marbella, pagando un alquiler de $1,200.00 al mes. Después de 18 meses de recobrar el reconocimiento del COI, el COP sigue en una oficina en el edificio Fenacota, no a la altura de la que tenía, y pagando $,1500.00 al mes. En los 25 años de Melitón , ningún directivo del COP había cobrado salario. Ha llegado el momento de lado y lado, de deponer el odio y rencor y buscar la fórmula de entender y practicar lo que es y debe ser la Familia Olímpica.