Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Más Deportes

No al chantaje, señor Brown

A laba la intervención del señor Mario Vásquez Raña para que los atletas fueran a los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe. Lamentab...

A laba la intervención del señor Mario Vásquez Raña para que los atletas fueran a los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe. Lamentable injerencia porque el diferendo entre PANDEPORTES y el COP no solo fue por el manejo de los fondos si no, principalmente, por la negativa de dicho señor a aceptar los fallos judiciales panameños e insistir en imponerle una directiva anti estatutaria al COP contra la voluntad de la mayoría absoluta de sus Delegados legítimamente posesionados.

Definitivo que esa intervención no es una solución, al contrario, es otra manifestación más del origen de toda la controversia en el COP: El apoyo indebido del señor de la ODEPA a un grupo minoritario, tramposo y delictivo que ha obligado a las federaciones y organizaciones deportivas a defenderse de las injustificadas agresiones por la vía judicial. No es el gobierno quien ha demandado civilmente y querellado penalmente a los señores que hasta el 25 de junio usurparon los cargos directivos del COP. De manera que no existe un reconocimiento del gobierno de un segundo COP. Es el mismo COP.

Usted y algunos relacionistas asalariados siempre han festinado el exabrupto corruptor y anarquizante de los organismos deportivos paralelos que, como política de dominación se instrumenta desde la ODEPA. Así existe por arte de birlibirloque el COP de Sanchiz, el COP de Vanegas y en su momento el COP de Melitón como si fuera algo personal. Nada más engañoso y pernicioso. Ahora se trata del COP ‘reconocido’ por el gobierno y el COP ‘reconocido’ por el COI.

Esta falsa distinción constituye una agresión no solo al COP sino a las autoridades judiciales de la República, cuyos fallos tienen la obligación de acatar tanto el gobierno como los particulares nacionales y extranjeros.

Menciona Señor Brown como algo loable el chantaje impuesto al país con motivo de los Juegos Panamericanos de 2007 y la ‘sanción’ para obligar a arrodillarnos con la complicidad de funcionarios del anterior gobierno. Esto linda con apología del delito. Ahora nuevamente se permite esgrimir sin ningún miramiento una ‘segunda sanción’ al COP por parte del COI. Tal medida requiere de un debido proceso establecido en la Carta Olímpica el cual no se cumplió con la sanción de 2007 gracias a la sumisión incondicional de los entonces ‘directivos’ del COP que eran los legitimados para demandarla con altas probabilidades de éxito con una jugosa indemnización. En ese momento lo que interesaba era el viaje y por eso la vergonzosa claudicación.

Cuestiona la reunión del Ministro de la Presidencia con las 21 federaciones y organizaciones deportivas como si fuera algo ilegal o impropio siendo que un Ministro de Estado está revestido de la potestad de recibir en su despacho a los ciudadanos y, ni la Ley 50 ni la Carta Olímpica, impiden tal reunión. ¿O propone que reunirse con directivos fraudulentos es correcto y hacerlo con sus víctimas no?

Siempre irrespetuoso acusa a funcionarios de no alertar a sus superiores por algún error involuntario. ¿Cuál error? ¿Acatar un fallo de la Corte Suprema y otro de Juzgado confirmado por un Tribunal Superior?

Vanegas no ha pasado ninguna factura. Los tribunales resolvieron demandas interpuestas por las federaciones y organizaciones deportivas afectadas donde los usurpadores demandados concurrieron, aportaron sus descargos, pruebas, presentaron incidentes y apelaron. Continuará mañana.