Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Más Deportes

Saladino habló de sus desafíos en los saltos

Declaró al periodista Steve Landells para la IAAF: ‘Fui de grandes saltos a cero saltos'

Para hablar de un deporte, en especial el atletismo, apodado ‘el rey de los deportes' en Juegos Regionales u Olímpicos, no se puede ‘hablar babosadas' como decía en su momento el entonces ‘omnipotente' presidente de la República, Ricardo Martinelli Berrocal. Hay que conocer las reglas vigentes. Después de transitar por el escándalo más grande del atletismo, propiciado por Lamine Diack, que gobernó la IAAF de noviembre de 1999 a agosto de 2015, en combinación con la Federación de Atletismo de Rusia, y miembros de su gobierno, por medio del dopaje a sus atletas para ganar medallas de oro, su sucesor Sebastian Coe, que presidió el CO de los XXX JO, Londres, 2012, fue elegido presidente de la IAAF, en agosto de 2015, heredó un organismo con cero credibilidad, está haciendo un gran esfuerzo para rescatar los valores éticos y morales del deporte que lleva más fanáticos a Juegos Regionales u Olímpicos.

Es por ello que ‘Madurito' Amado, el ‘Cacique' Mario Pérez, el improvisado DT de Deportes de Pandeportes, y los de la Comisión Técnica de ‘‘real y medio” del COP, al igual que los que ‘‘copian y pegan notas”, tienen que ponerse al día con las Reformas de la IAAF para mejorar la Estructura de Gobernanza, y rescatar la credibilidad del organismo. Un paso importante es el nuevo papel del Consejo, máxima autoridad de la IAAF, que ahora es el guardián del atletismo. Tiene la responsabilidad de todas las decisiones relacionadas con el atletismo, incluyendo la aprobación de todas las reglas y regulaciones. Tiene 26 miembros. El presidente, cuatro vicepresidentes, seis presidentes por las asociaciones del área, el presidente y otro miembro de la Comisión Atlética, y trece miembros adicionales elegidos por el congreso. La meta fijada es que al 2019, un vicepresidente de cada género, y al 2027, dos vicepresidente de cada género. Para el 2027, la meta es que de los veintiséis miembros del Consejo, trece sean de cada sexo. Por último, el periodo del Consejo será de cuatro años, con un término máximo de tres periodos, o sea, doce años.

El periodista Steve Landells hizo un reportaje para la IAAF sobre el desafío de atletas que han sido campeones, o han tenido una actuación destacada como atletas. Entre ellos estaba Irving Saladino, medalla de plata en el CM bajo techo en Moscú 2006, con 8.29. CM Mundial en Osaka 2007, con su salto espectacular de 8.57 metros, y campeón olímpico, Beijing 2008, con 8.34 metros. Así se expresó Saladino: ‘En la fase inicial de mi carrera, el ‘foul' no era un problema. Podía controlar mi enfoque, y mi acidez en la tabla era buena. Pero después de un problema con mi tendón rotuliano en el 2009 y 2010, que empeoró progresivamente, mi patrón de enfoque fue interrumpido, y me causó cometer ‘fouls' con más regularidad. Recuerdo que en el ‘CM' en Daegu 2011, no clasifiqué para la final. Mi mejor salto fue de 7.84 metros.

Me sentía en buenas condiciones pero el miedo de cometer faltas me hizo menos agresivo en la pista. El problema recrudeció en los JO de Londres 2012, donde no marqué, y fallé en clasificar a la final. Adolecía de este problema por bastante tiempo, mayormente en la época que comencé a entrenar otra vez en Panamá desde el 2010 en adelante. Por haber sido entrenado anteriormente por Nelio Moura, regresé a Brasil bajo su tutela, en un esfuerzo de ‘derrotar' el problema. Regresé a Brasil en el 2013 para prepararme para mi temporada final competitivo en 2014. Mi alto porcentaje de ‘no saltos', comenzó progresivamente a desestabilizar mi confianza. Tenía miedo de ir por grandes saltos, porque mi meta era simplemente no cometer faltas.

Mi confianza fue lentamente erosionada hasta el punto que casi me retiro. Después de pasar tres años en Panamá, regresé a Brasil una vez más bajo la tutela de Moura, en un esfuerzo de superar el problema. Rápidamente trató de corregir el problema cambiando mi enfoque. Trabajamos en el ritmo y control visual. Usamos algunos ejercicios en ese momento que ahora es parte del entrenamiento rutinario de otros saltadores. Algunos que cometían faltas con regularidad, han superado con éxito este problema. Nelio también era un gran apoyo cuando se trataba de la parte mental del salto. En verdad quería saltar bien en mi temporada de despedida del 2014, y Nelio me ayudó a superar mi problema. Sin el miedo de cometer faltas, logré saltar 8.16 metros y ganar la medalla de oro en los JSA en Santiago de Chile'. ¿Qué les parece ese recuento del ‘Canguro'? Tomen nota. Así es.

COCTEL DEPORTIVO