Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Más Deportes

La vida después del deporte

Cinco ex deportistas panameños dan su testimonio de lo que hacen actualmente luego de haber culminado su ciclo competitivo

La carrera de un atleta debe ir más allá de su ciclo competitivo. Además de su entrenamiento físico ya sea nadando, corriendo o levantando pesas, es indispensable que el deportista se prepare profesionalmente, puesto que, la educación es la clave fundamental para alcanzar el éxito una vez el rendimiento físico empieza su inevitable declive.

La vida útil de un deportista es corta. Algunas disciplinas están regidas por límites de edad, Ni se diga en los casos en que los atletas deben retirarse de la actividad deportiva debido a alguna lesión. Llegado ese momento, ¿a qué se dedican ? La Estrella de Panamá entrevistó a cinco deportistas panameños, hoy retirados. Ellos cuentan cómo el deporte les cambió la vida de manera positiva.

ATLETAS Y PROFESIONALES

Con tan solo siete años de edad, Diego Castillo, se inició en el mundo de la natación.

El nadador panameño, de 26 años de edad, es uno de los pocos atletas que hizo el ciclo olímpico completo. Tuvo participaciones en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Bolivarianos, Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos de Londres del 2012, cuatro Mundiales mayores y un mundial juvenil.

‘Entrenaba y estudiaba. Esa era la rutina. Otros muchachos de mi edad iban a fiestas, yo tenía que cuidarme, entrenar y atender los deberes de estudio. Así es como el deporte me ayudó a ser quien soy hoy, ahora que estoy retirado', asegura el atleta panameño.

Castillo, quien fue campeón sudamericano con récord de nueve medallas de oro en los Juegos Codicader, añade que su retiro, a los 21 años, de la natación fue debido a una lesión en el hombro y también por su inconformidad con el sistema deportivo.

Hoy se desempeña como gerente de marketing de la Liga Panameña de Fútbol (LPF) y como Presidente de la Comisión de Atletas del Comité Olímpico de Panamá, además trabaja en una agencia de publicidad.

No muy lejos de esa realidad está el atleta panameño Martín Peterson, quien tiene más de 15 años de experiencia en varias disciplinas deportivas relacionadas con las artes marciales como tang soo do (a los 8 años) y taekwondo a partir de los 16 años, siendo ésta última la que le dio varias medallas.

Al igual que Diego Castillo, el taekwondista empezó hacer deporte a temprana edad.

‘La vida de un atleta no es fácil, solo hay que tener disciplina, ganas y aprender a valorar el esfuerzo de otras personas. Logré medallas para mi país sin ningún apoyo económico por parte del Estado', relata Peterson, quien es actualmente profesor de educación física.

El deportista señala que con el taekwondo representó a Panamá en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1990 (donde se alzó con una medalla de oro) y 1997, con medalla de plata.

Peterson, con 50 años de edad, agrega que a lo largo de su carrera participó en 300 combates de taekwondo, y fue seis veces campeón nacional y en dos ocasiones ganó el premio de mejor atleta del año en 1990 y 1995 respectivamente.

Actualmente Martín Peterson —quien se retiró de las competencias a los 32 años de edad— posee una academia de Taekwondo Training Center. Asegura que su meta a largo plazo es desarrollar un centro deportivo de entrenamiento de combate al nivel nacional.

EL FÚTBOL LOS UNE

En tanto, tres ex deportistas panameños como Juan Ramón Solís, Mónica Franco y Damaris Young también comparten su experiencia de vida durante y después de ser parte de ligas de fútbol en Panamá.

Para Ramón Solís estudiar y jugar fútbol a la vez fue difícil pero no imposible, asegura que hacer ambas cosas se requiere de mucho esfuerzo y ganas. ‘Muchas veces me sentía bastante agotado pero logré graduarme en la Universidad de Panamá como licenciado en administración en empresas'.

El ex jugador de fútbol fue capitán de la selección de fútbol sub-20, selección con la que logró representar a Panamá en eliminatorias mundialistas.

Solís dice que se retiró del deporte a causa de una lesión en la rodilla.

Actualmente tiene su academia de fútbol en el colegio Javier llamada Bagoso; también es presidente de la Asociación de Futbolistas de Panamá y unas de sus metas para el futuro es crear un centro deportivo y educativo para los jóvenes que quieran practicar fútbol, un deporte que sin duda ha ayudado a muchos jóvenes en situaciones de riesgo social.

Mónica Franco, ex portera de la selección nacional de fútbol femenino, empezó a los 12 años a practicar este deporte. Aunque ya no compite se mantiene activa en el deporte y en sus negocios personales.

Actualmente Mónica tiene 34 años de edad y es propietaria de la agencia de mercadeo deportivo Jet Sports Marketing. ‘Ya llevo 3 años de ser independiente. Esta empresa se creó con el propósito de organizar eventos deportivos de gran calidad'.

En su carrera deportiva Franco obtuvo algunos reconocimientos, los que ella destaca que fueron los más importantes: mejor portera categoría sub-19 en el torneo UNCAF Centroamericano y campeona mundial universitaria de los juegos de la Federación Internacional del Deporte (IFIUS) año 2008, Budapest Hungría con la Universidad Santa María la Antigua USMA.

En cambio la ex atleta, Damaris Young, participó en disciplinas como baloncesto y fútbol, donde obtuvo premios como jugadora más valiosa de la liga universitaria de baloncesto en Panamá y tuvo participación en ligas nacionales de baloncesto como Kiwanis.

Después de su vida deportiva Damaris se graduó de abogada con especialización en derecho deportivo y abrió su propia firma Damaris & Young Abogados en 2010.

En la actualidad Damaris es presidenta del Panel de Apelaciones de la Federación Internacional de voleyball, vicepresidenta del Panel disciplinario de la FEPAFUT, asesora legal del Comité Olímpico de Panamá y asesora legal del equipo de Flag Fútbol.

El testimonio de cada uno de estos ex- atletas muestra que hay vida después del deporte, siempre y cuando el deportista se prepare para lo que viene después ya sea trazándose metas bien definidas y aprovechando cada oportunidad como un trampolín hacia el éxito profesional y saber que cada deportista una vez culmine su etapa puede contribuir a la sociedad panameña a formar nuevos atletas de gran calidad para el país.

PREPARACIÓN DEL ATLETA

Victor Moscote tiene 23 años de edad. Es el único de los cinco que no se ha retirado del campo deportivo.

Entrena cinco veces a la semana y dos días asiste al gimnasio, come sano y lo complementa con ejercicios para evitar lesiones.

Ha jugado para los Mets de Nueva York, la selección sub-23 de Colón; él se prepara para estudiar administración de empresas con una beca otorgada por Los Mets de Nueva York.

‘Una vez culmine mi carrera como atleta quiero seguir trabajando con las nuevas generaciones deportivas y guiarlos para que sepan sacar el mejor provecho a este deporte ‘

Moscote ha obtenido reconocimientos como jugador destacado y jugador ofensivo de la temporada en el año 2014 por el Dominican Summer League en la organización de Los Mets de New York .