Temas Especiales

15 de Apr de 2021

Más Deportes

Juegos del 2022: una misión que camina contra el tiempo

El presidente de Copan 2022, Henry Pozo, confía en que todavía hay suficiente tiempo para realizar las obras y afinar la logística que compete a la organización del tradicional evento deportivo

Panamá se aboca a organizar los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2022. No obstante, poco hizo en esa dirección el gobierno de turno, por lo que no hay absolutamente nada hecho, y un sinfín de compromisos por cumplir.

Aun así, para el presidente del comité organizador de los Juegos, Henry Pozo, todavía hay tiempo para ‘pisar el acelerador' y cumplir con los objetivos trazados, brindándole al deporte istmeño esa ‘gran oportunidad'.

Panamá fue el único que se presentó en el 2016 para realizarlos, y siete meses después se los otorgaron, respaldado por una carta compromiso del gobierno del presidente Juan Carlos Varela y otra del alcalde capitalino José Blandón, hijo. Pero hasta allí.

‘El gobierno sí dio su aval y respaldo, pero el tema de la planificación de los juegos no les interesó', afirmó Pozo.

Según el dirigente, la administración Varela debió respaldar la realización de los juegos, con el aporte del 40% (80 millones) de los 200 millones de dólares que aproximadamente cuestan los mismos, pero no entregó ‘ni un medio por ciento'.

Si se renuncia a efectuar los juegos, Panamá tendría que pagar una penalización de un millón de dólares.

PROYECTOS NO EJECUTADOS

Según el cronograma, ya se debió contar con los terrenos (a través de compra o traspaso), donde deben construirse las instalaciones deportivas, así como con los planos conceptuales de las mismas y, quizás, alguna de estas obras licitadas.

De igual forma, debían estar conformadas las comisiones de trabajo, firmado los convenios interinstitucionales, realizadas las primeras reuniones entre federaciones y entidades rectoras (Pandeportes y COP) y algo básico, contar con una oficina de trabajo para el comité organizador.

Pero, nada de esta gestión se cumplió y por ello quienes están al frente de esta gestión decidieron pasar la página, y echarle mano al ‘Plan B'. Es decir, tratar de convencer al próximo mandatario para que, en los próximos tres años y medio, desembolse la friolera de 200 millones de dólares o sea, el 100% de la inversión.

Pese a este panorama, Pozo se muestra optimista y convencido de que ‘la misión no es imposible', y de que, con una ‘visión de estadista' del próximo gobernante, los juegos serán una realidad.

Tal vez, algo de esto se debe —afirmó— a que la mayoría de los candidatos presidenciales se comprometieron a apoyarlo.

COMPETICIÓN INTEGRAL

Está convencido de que la competición regional es el primer paso, para que Panamá enrumbe la dirección que tiene actualmente en el deporte.

NÚMEROS QUE CUENTAN

El compromiso de organizar los Juegos de 2022 quedó plasmado en la clausura de los Juegos de 2018 en Barranquilla

200

millones de dólares es el monto básico de inversión que tendría que hacer Panamá para montar la competencia deportiva.

2019

este año, dirigentes de la Odecabe estarán en Panamá para recibir información sobre el avance de la organización del evento.

2020

con los Juegos Olímpicos de Tokio el próximo año se cierra el Ciclo Olímpico, y de inmediato, abre el que lleva a la próxima olimpiada.

Darían la oportunidad, entre otras cosas, de elaborar un plan estratégico a largo plazo y/o de efectuar un diálogo para el desarrollo deportivo, en el que se logren consensos y culmine con una política de Estado en materia deportiva.

Al mismo tiempo, dejaría como legado las infraestructuras, la revitalización de la ciudad capital y la experticia en materia de organización.

Pozo habla también sobre la actuación de nuestros atletas, aunque hace la salvedad de que es una materia que, principalmente, le compete a las federaciones deportivas, al Comité Olímpico y a Pandeportes.

‘Tendríamos casi tres años y medio para la preparación de los atletas y no vamos a alcanzar el primero, segundo o tercer lugar (en el medallero), pero estoy seguro de que estaremos arriba del décimo puesto', aseveró.

Siendo mucho más optimista, dijo que Panamá como sede podría ubicarse en el quinto o sexto lugar. ‘Eso es un gran logro y no es decir que le hicimos la fiesta a otro', afirmó.

Realmente que la apuesta es muy fuerte, tomando en cuenta que Panamá ha sido casi un mero espectador en la gran fiesta centroamericana.

PANAMÁ, MERO ESPECTADOR

En los últimos cinco juegos (2002-2018) solo se han obtenido diez medallas de oro; no más de tres en uno de ellos (2018), y su mejor posición en el cuadro de preseas ha sido el puesto número 11.

Si hablamos de los países que, en esos mismos juegos, ocuparon los quintos y sextos lugares, tenemos que como mínimo, los primeros aseguraron 20 de oro, y los segundos, un total de 15, en una sola edición.

‘Tendríamos tres años y medio para preparar los atletas. No vamos a alcanzar el primero, segundo o tercer lugar, pero estoy seguro de que estaremos arriba del décimo puesto', '

HENRY POZO,

PRESIDENTE, COPAN

Otro aspecto que no debe olvidarse es que, tradicionalmente, cuando un país se lanza a la aventura de ser sede, trabaja con mucho tiempo de antelación para no solo ‘quedar bien', sino marcar en el cuadro de medallas.

Si volvemos a las cinco últimas ediciones de los juegos, como ejemplo, nos daremos cuenta de ello. La sede de los juegos de 2002 fue la ciudad de San Salvador, cuyo país se ubicó noveno en Maracaibo 1998 (4 de oro) y séptimo en su casa con 18 doradas.

Cuatro años después en Cartagena, los anfitriones repitieron el tercer lugar (72 doradas) que habían logrado en San Salvador (62), mientras que Puerto Rico daba un salto exponencial en Mayagüez 2010, al lograr 48 de oro, el doble que habían ganado en la aventura colombiana.

En los juegos de Veracruz 2014, los mexicanos cedieron el primer lugar a los cubanos, después de haber ganado cuatro años antes el compromiso en tierras boricuas. Finalmente, los colombianos mejoraron sus 70 medallas de oro y el tercer lugar de Veracruz, al ganar nueve más en la cita de Barranquilla y ocupar el segundo puesto.

LAS ESTRELLAS ALINEADAS

Los organizadores de los Juegos Centroamericanos y del Caribe esperan que, a partir del 1 de julio próximo, las estrellas estén alineadas, y el nuevo presidente esté 100% convencido del proyecto.

‘Si el presidente que llega no está alineado con los juegos, estoy hablando misa, pero si lo está, dará el apoyo y el presupuesto necesario para realizarlos', señaló Pozo.