La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Más Deportes

Conflicto entre Estados Unidos y China se extiende a la NBA

La expansión de la liga de baloncesto estadounidense fue parada en seco en el gigante asiático trasladando el escenario a la cancha de baloncesto. Un negocio que se tambalea fuertemente

La NBA sufre un revés que hace peligrar su plan de expasión en el mundo.EFE

El conflicto comercial entre Estados Unidos y China acaba de tocar el terreno deportivo, con algunas muy inconvenientes incidencias en el deporte.

Un poco de historia

En marzo del año pasado, el presidente estadounidense Donald Trump anunció su intención de imponer aranceles por 50 mil millones de dólares a los productos chinos que entren a territorio norteamericano.

La respuesta china fue imponer 75 mil millones de dólares en aranceles a bienes estadounidenses. El terreno comercial entre Pekín y Washington no ha podido estar en una situación más tirante.

47 millones de nuevos seguidores en las redes sociales chinas son producto de la NBA y sus franquicias de liga.
1992 este año, la NBA abrió en Hong Kong su primera oficina. Tiene una asociación de 30 años con el estatal canal chino CCTV.

Mientras todo esto se estaba produciendo, la NBA, principal liga de baloncesto profesional en el mundo, continuaba con normalidad un proceso de expansión que ha llevado partidos de pretemporada y temporada regular a países como México, Inglaterra, China y la India, además de generar ingresos por publicidad por 1,210 millones de dólares en la temporada 2018-2019, con una estrategia de globalización altamente efectiva.

El conflicto

El pasado viernes, el gerente general de los Houston Rockets, Daryl Morey, colgó un tuit respaldando la lucha de Hong Kong, uno de los dos territorios con administración especial que existen en la República Popular China, por su libertad.

Aunque Morey quitó la publicación y se disculpó, el mensaje estuvo el tiempo suficiente para producir fuertes reacciones en China, que promueve una ley de extradición a residentes en Hong Kong, territorios en que numerosos activistas independentistas vieron el asunto como una potencial violación de sus derechos legales.

El comisionado de la NBA, Adam Silver, no respaldó los señalamientos de Morey; tampoco ofreció disculpas de parte de la liga.

En China, la postura de la NBA se tomó con un matiz de alta indignación; en represalia, la televisión pública china CCTV canceló la retransmisión de los partidos de pretemporada de la NBA y la cobertura de los dos que celebrarán los Lakers y los Brooklyn Nets en Shanghái y el sábado 12 de octubre en Shenzen.

Momento difícil

Con el veto a la transmisión de los encuentros de esta semana, la NBA sufre un duro revés en su plan de expansión en el gigante asiático, un frenazo inesperado que puede dar al traste también con el multimillonario negocio expansionista de la liga.

Con 1,400 millones de personas, China registra unos 300 millones de jugadores de baloncesto, y una afición superior a los 600 millones de personas, un gran negocio que se tambalea muy fuerte.