Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Más Deportes

Kennion y Leslie, 46 años de sus títulos mundiales

Tras más de cuatro décadas de haber conquistado los primeros títulos mundiales aficionados, hoy le rendimos tributo a estos campeones colonenses, quienes en su momento recibieron el reconocimiento de su provincia y de las autoridades nacionales

El deporte istmeño ha tenido en toda su historia, una gran cantidad de estrellas. Es indudable que una vez pase esta endemoniada pandemia, habrá otros que comenzarán a forjar sus nombres y, quizás, algún día, se verán justo al lado de estos.

Julio Kennion (Izq.) y Saúl Leslie (Der.), los primeros campeones mundiales que tuvo Panamá en el deporte aficionado.Cedida

Los luchadores olímpicos Julio Kennion y Saúl Leslie están entre estas luminarias. Cuando Panamá vivía en los años 70 la euforia de contar con varios campeones de boxeo, y otros tantos ídolos en el básquet y en la hípica, aparecieron sus nombres.

Tras 46 años de haber conquistado los primeros títulos mundiales aficionados, hoy les rendimos tributo con esta remembranza a estos campeones colonenses, quienes en su momento recibieron el reconocimiento de su provincia y de las autoridades nacionales.

Efectivamente, en julio de 1974 ganan sus títulos mundiales en el segundo campeonato mundial de lucha infantil, celebrado en Lima, Perú.

El primero en salir a la colchoneta fue Saúl, de 10 años, en la división de los 23 kilos, y después Julio, con 12, en los 32 kilogramos, ambos de la mano del técnico Rodolfo Turney.

La primera clarinada del potencial de estos dos pequeños gladiadores la dio Kennion un año antes, cuando se adjudicó la medalla de plata en el primer mundial efectuado en ciudad de México.

Saúl volvió a repetir su gran actuación un año después en República Dominicana, convirtiéndose en ese momento en el primer y único panameño en ostentar dos títulos mundiales en cualquier disciplina, en la historia del deporte amateur.

Una corta carrera

Julio Kennion en realidad tuvo una corta carrera, si tomamos en cuenta que se retiró al año siguiente de su coronación y se acogió a la pensión de $300, que otorgaba el gobierno desde 1971 a los que obtuvieran algún título mundial.

La delegación que participó en el Mundial de Lucha Infantil en el Perú en 1974. El profesor Rodolfo Turney, agachado (segundo de izq a der), y en esa misma línea están Kennion y Leslie (cuarto y sexto, respectivamente).Cedida

Había iniciado su andar por este deporte en diciembre de 1972 y rápidamente se colocó entre los mejores a nivel nacional, y lo prueba el hecho de que al año siguiente ya estaba disputando el título mundial de los 29 kilogramos en México.

El exluchador colonense José 'Hormiguita' Jiménez recuerda muy bien esa época. “Entré con Julio a la lucha en diciembre de 1972. Teníamos un entrenador muy disciplinado, Rodolfo Turney, que basaba su formación tanto en el atleta como en el hombre”.

“Entrenábamos en un local de la calle Primera, donde después quedó la Escuela para Sordos, y realizábamos los topes eliminatorios al aire libre en la cancha de baloncesto de la escuela República de Paraguay”, añadió.

Hay dos versiones del porqué Kennion guindó la butarga (el uniforme de la lucha); una de ellas la explicó Jiménez.

Dijo que, por diversas circunstancias, este se alejó del gimnasio después de que conquistó el título mundial, lo que a la postre le significó su eliminación para ir al nacional de 1975.

Recordó que el atleta enfrentó a un luchador en ascenso, Arturo Guerrero, quien le ganó en forma cerrada el cupo para asistir al torneo nacional, y por ello decidió retirarse.

También se habló de que la situación económica en la familia Kennion era difícil, por lo que el subsidio que, hasta ese momento solo habían recibido excampeones de boxeo, iba a ser un importante paliativo en su hogar.

Sin embargo, no se retiró completamente porque de una forma u otra, tras pasar su adolescencia y juventud, siempre estuvo relacionado con la lucha olímpica, ya como presidente de la liga provincial de Colón (1980-1982) o de la misma federación nacional (2006-2010).

Fue directivo de la federación de lucha en los años 90, y de la federación de baloncesto a principios de la primera década del siglo XXI.

También ocupó varios cargos en los gobiernos de los presidentes Ernesto Pérez Balladares (1994-1999) y Martín Torrijos (2004-2009), y actualmente está dedicado a sus negocios privados.

Leslie, el doble monarca

La carrera deportiva de Saúl Leslie fue mucho más rica y extensa, constituyéndose en el ancla de la lucha panameña en los años 80, tras el retiro de otro grande de la especialidad, el capitalino Segundo Olmedo.

“Saúl proviene de una familia de deportistas, que practicaron el boxeo, el atletismo y la lucha”, recordó el exluchador Miguel 'Pica Pica' Meza.

Meza, medallista en el mundial infantil de Suecia 1978, precisó que Saúl era flaco, pero “muy fuerte, explosivo y con una gran destreza técnica”.

“Una vez tuvimos que enfrentarnos en un tope de fogueo y me lo gané por un punto, pero fue muy difícil porque era resistente y agresivo”, dijo.

Leslie se convirtió en el mayor referente de la lucha a partir de los años 80, cuando ganó títulos en los nacionales infantil (1974-1980), juvenil (1980-1983) y mayor (1984-1986).

Su carrera se extendió de 1973 a 1986 (22 años), año en que decidió acogerse a la pensión vitalicia y ayudar de esta manera a la situación económica de su familia.

Saúl participó en varios mundiales, estilo libre, y otras competiciones de alto nivel, como el torneo 'Wilfredo Massieu', de México, considerado entre los mejores de América.

De la mano de los entrenadores Rodolfo Turney y Antonio González, padre, fue dos veces campeón mundial infantil (23 y 26 kg.), y medalla de oro en el 'Wilfredo Massieu' (1978, 1979 y 1980).

Obtuvo presea de plata en el Panamericano Infantil de Panamá y en el mundial de Cadetes (15-16 años) en Suecia, ambos en 1980; y al año siguiente logró una de oro y otra de plata en el Panamericano Juvenil de Venezuela, en los estilos sambo y libre, respectivamente.

Entre los años 1982 y 1983 fue medalla de bronce en los Centroamericanos y del Caribe de La Habana, primer lugar en el torneo 'José Clark Flores', de México, y cuarto en los Juegos Panamericanos de Caracas.

Estuvo en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, donde participó en los 57 kilos del estilo libre. Un detalle de la representación istmeña fue que cuatro de los ocho representantes eran oriundos de la provincia de Colón.

Es considerado una de las máximas estrellas de la lucha, espacio en el que están muy pocos, como el ya mencionado Segundo Olmedo y el veragüense Eduardo Campbell.

Durante la presidencia de Julio Kennion en la federación de lucha se realizaron varias versiones de un torneo internacional dedicado a Saúl, exclusivo para juveniles entre los 14 y 15 años, y en el que se contó con la participación de atletas de Nicaragua y Costa Rica.