Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Economía

Tres tesis y un solo proyecto energético

PANAMÁ. La intención de que el sistema energético de Centroamérica pueda estar interconectado mantiene atento a los involucrados en el ...

PANAMÁ. La intención de que el sistema energético de Centroamérica pueda estar interconectado mantiene atento a los involucrados en el sector.

De hecho existen tres tesis para lo que pudiera resultar del Sistema de Interconexión Eléctrica de Países de América Central (SIEPAC).

La primera es que Panamá se convierta en un exportador neto. Esto lo defiende José Ignacio Quirós, ex gerente de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (ETESA), que ve la oportunidad de que el país se convierta en un exportador de energía, pero para esto, según el experto, es necesario una mayor expansión energética para poder tener la capacidad de no sólo abastecernos, sino de enviar energía a las demás naciones.

“Centroamérica no tiene suficiente energía para cubrir la demanda y alguien lo tiene que hacer. Panamá debe aprovechar esta oportunidad”, expresa.

Quirós cuestiona que la actual política energética de Panamá limita el crecimiento a la demanda. Otro factor que menciona como negativo es que no se han desplazado los generadores más costosos, específicamente algunas plantas térmicas de mayor antigüedad.

La segunda tesis sustentada por el gerente general de ETESA, Isaac Castillo, va orientada a que toda la región sea un solo mercado y atraiga macroproyectos.

“La idea es que surjan proyectos que tengan vocación de exportación”, dice Castillo.

Menciona el caso de Costa Rica que cuenta con abundante recurso hídrico. Este país, según el gerente de ETESA, tiene programado un proyecto de gran amplitud, pero por el reducido mercado aún no ha iniciado.

Este tipo de situaciones dejaría de ser un impedimento con la interconexión, pues el panorama de inversión cambiaría, recalca.

La tercera tesis se enfoca en garantizar y proteger a los generadores panameños. Este punto lo sustenta Víctor Urrutia, administrador general de la Autoridad de los Servicios Públicos.

Urrutia ve a los países centroamericanos como competidores potenciales que también quieren beneficiarse con un mercado más amplio por medio de la interconexión.

Según Urrutia, hay fuertes discusiones entre los representantes de cada país y lo que sucede, “es que todos quieren participar como exportadores. Allí es donde el Estado panameño, que defiende su posición, exige que haya garantías en la oferta de compra”.

Pero en medio de todo el proyecto existe una realidad. Los países deben cubrir su demanda interna antes de comprometer energía al SIEPAC.

Por ahora falta esperar que se avance con la instalación de la infraestructura, mientras tanto, las autoridades regulatorias de cada país discuten sobre el marco jurídico del mercado energético regional.