25 de Feb de 2020

Economía

La fórmula perfecta

Para el gerente general de AES Panamá, Javier Giorgio este es el ideal, pues aseguró que “no es nada inventado” porque ya es utilizado e...

Para el gerente general de AES Panamá, Javier Giorgio este es el ideal, pues aseguró que “no es nada inventado” porque ya es utilizado en países como Costa Rica y Colombia.

Giorgio considera que en Panamá esta combinación es posible, por la abundancia de agua y por el clima, donde la estación lluviosa dura 9 meses. El directivo de AES apuesta por las hidroeléctricas de embalse que permiten que en la estación seca tengan suficiente agua para generar energía.

Sin embargo, cuestiona que aunque haya una plaza atractiva para invertir y muchas concesiones, son pocas las que llegan a materializarse.

El administrador general de la Autoridad de los Servicios Públicos, Víctor Urrutia, que no refutó esta combinación, explicó que la fórmula puede variar, pero la situación energética actual no fue el resultado de un plan estratégico, sino que hubo un período de cinco años donde no entró al sistema energético nuevas generadoras. Por otro lado, señaló que se mantuvo una alza en la demanda.

Por su parte, Isaac Castillo, gerente general de ETESA, también considera que es la combinación óptima y agregó que el porcentaje térmico debería ser diversificado con otros recursos como el carbón, que en el mercado, su fluctuación no es igual al petróleo. Castillo pronostica que para los próximos cinco años, la combinación, incluyendo los nuevos proyectos, estará entre 75% de generación hídrica y 25%, térmica.

Una persona que no comparte esta hipótesis es el ex gerente de ETESA José Ignacio Quirós, que insiste en que Panamá no debería limitarse a la demanda ni a combinaciones, sino generar el doble de energía para convertirse en un exportador de electricidad. “Hay que romper paradigmas”, refiriéndose a que las inversiones no deben están sujetas a la demanda, sino proyectarse más allá de la frontera.

Los cierto es que actualmente hay al menos 30 hidroeléctricas en construcción, según un informe de la ASEP. La más importante es AES Changuinola I que promete 223 MW en capacidad instalada y aportará una generación promedio de mil 46 Gwh al año.

Pero todos los entrevistados comparten la idea de que la demanda local seguirá creciendo a mayor velocidad que la producción de energía.

AHORRO, UNA SOLUCIÓN

Independientemente de la combinación que el Estado decida utilizar, el ahorro y la optimización de los recursos sería el aporte más importante para hacer frente a una crisis energética.

Bolívar Santana, en representación de Unión Fenosa, explica que el uso eficiente de energía no es el racionamiento energético, sino maximizar las utilizadas con un mínimo de consumo.

Para Santana, el ahorro energético se podría definir como una planta de generación virtual que no necesita grandes inversiones ni contamina.

Parte de la demanda local proviene del consumo en los hogares y oficinas. El 33% del consumo nacional es producto del uso del aire acondicionado.