Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Economía

Se acabó el crédito barato

PANAMÁ. ¿Se acabó el crédito fácil y barato? Se trata de una información que podría provocar pánico en los consumidores panameños. Per...

PANAMÁ. ¿Se acabó el crédito fácil y barato? Se trata de una información que podría provocar pánico en los consumidores panameños. Pero, ¿qué tan cierta es esta premisa? Diversas opiniones se generan.

“El mundo no va a ser el mismo porque cambiaron todos los financiamientos que existían”, fueron las palabras de Irene Giménez, gerente general de Goethals Consulting, durante su exposición en un reciente Foro Económico. Ernesto Bazán, gerente de la consultora de riesgo Equilibrium, con un pronóstico más moderado, coincide con estas aseveraciones.

Bazán explica que internacionalmente el crédito está más caro, porque está más valorado y es más escaso, “no es falta de liquidez, sino de confianza”.

Sin embargo, reconoce que en Panamá este fenómeno será más leve y no con la misma volatilidad.

El 64% del fondeo o recursos del Centro Bancario de Panamá, proviene de los clientes nacionales y empresas que operan en el país. De ese porcentaje el 83% es de los depósitos de los clientes bancarios.

Las ventajas del Centro Bancario panameño se basa en la liquidez con 58.2%; en los resultados récords de las utilidades, que superan entre enero y agosto a los resultados del 2007, y la poca dependencia del financiamiento internacional.

¿qué pasa en Panamá?

Más que por una crisis internacional, la prudencia en el crédito local se debe al alto y acelerado crecimiento de los préstamos. Hasta agosto de 2008 la tasa anual de crecimiento en créditos internos fue de 19%, la más alta de los últimos años.

En capital significa 20 mil 867 millones de dólares y está constituido por todas las carteras de créditos, pero sólo 2 mil 452 millones (11.8%) corresponden al consumo personal.

Cabe destacar que en diciembre de 2007 la tasa de crecimiento llegó a la cúspide con más del 55%, pero ha disminuido regresando al margen que mantenía en enero de 2007 por menos del 10%.

Para Bazán el principal motivo de la desaceleración es que las familias panameñas están agotando sus capacidades de endeudamiento. “Están llegando al tope y cada vez les queda menos qué pedir”.

Agregando a este factor, los bancos están más restrictivos, en términos generales, al exigir mayor porcentaje en el abono, tasas de intereses más altas y plazos de pagos por períodos más cortos.

Hasta junio de 2008, la cartera de crédito clasificada como cuenta pesada estaba en 2.5%, que asciende a 83 millones 468 dólares. Esto se refiere a cuentas de difícil cobro, dudosas e incobrables.

Pero los préstamos siguen. Los desembolsos durante el período de enero-agosto han sido de 11 mil 716 millones de dólares, lo que representa un crecimiento de 23.1% con respecto a similar período del año anterior, según cifras de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

Medidas de prevención

A inicios de 2008 la SBP emitió una observación al Centro Bancario, y recomendó ser más conservadores con las carteras crediticias, resaltando las líneas de préstamos personales, tarjetas de crédito y préstamos automotrices. “Las condiciones estaban cambiando no de la forma más favorable para una sana práctica bancaria”, dijo el director de Estudios Económicos, Gustavo Villa.

La SBP fijó algunas regulaciones para la adecuación de capitales en el otorgamiento de créditos bajo el Acuerdo Nº 5-25-008, por el cual se establecen las normas de capitales para riesgos de créditos aplicables para entidades bancarias. Sin embargo, Villa defiende el sistema bancario y dice que “está sólido, estable y seguro”.