26 de Feb de 2020

Economía

El dólar deja atrás su debilidad

EEUU. Los vaivenes en los mercados cambiarios globales son causados por factores a corto plazo como el temor a las turbulencias económi...

EEUU. Los vaivenes en los mercados cambiarios globales son causados por factores a corto plazo como el temor a las turbulencias económicas y el cierre de posiciones que dependen del dinero prestado. Sin embargo, es muy probable que estas oscilaciones tengan consecuencias a largo plazo para las economías desarrolladas y emergentes.

En el último mes, el dólar y el yen se han disparado contra casi todas las monedas del mundo, a medida que los inversionistas se convencen de que se avecina una recesión global.

El dólar ha avanzado 16% contra el euro, 24% contra el peso mexicano, 9% frente al rublo ruso y el pasado viernes registró un récord contra la rupia india.

Este auge puso punto final a dos años y medio de debilidad, según un índice de la Reserva Federal que mide el desem peño de la moneda estadounidense contra otras 26 divisas. La volatilidad está provocando sus propios problemas, haciendo que para las compañías sea más difícil prepararse para contrarrestar los riesgos cam biarios y creando nuevas tensiones para las economías.

Para los mercados emergentes, los súbitos declives han sido “muy perjudiciales”, señala Richard Clarida, asesor económico global de Pacific Investment Management Co. y profesor de la Universidad de Columbia. “Acaba mermando la confianza en los mercados y generando un problema de inflación”, opina.

Desde fines de septiembre, Brasil, México, Rusia e India han, en conjunto, utilizado más de 75 mil millones de dólares de sus reservas para vender dó- lares y proteger sus monedas, afirma Win Thin, estratega de Brown Brothers Harriman.

Los gobiernos de varias economías emergentes están dándose cuenta de los riesgos que representa la caída de sus monedas.

El alza del dólar y el yen tiene efectos distintos en las economías desarrolladas. En Estados Unidos y Japón, es probable que las exportaciones, que se han convertido en uno de los pocos puntos positivos, sufran.

Durante los últimos meses, la Fed interpretó el fortalecimiento del dólar como una fuente de tranquilidad.