Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Economía

Funerales para todos los gustos y presupuestos

PANAMÁ. Los servicios que suelen ofrecer las funerarias incluyen el ataúd, la preparación del cuerpo, el traslado de la morgue a la igl...

PANAMÁ. Los servicios que suelen ofrecer las funerarias incluyen el ataúd, la preparación del cuerpo, el traslado de la morgue a la iglesia y posteriormente al cementerio. Algunas cubren los costos de la iglesia. El paquete más económico cuesta 400 dólares y el más caro puede superar los mil 500 dólares, dependiendo del diseño y material del ataúd.

La cremación es una opción práctica, pero no necesariamente más económica. El servicio básico de cremación cuesta entre 680 y 950 dólares dependiendo de la compañía.

Todos ofrecen como la opción básica una urna plástica y los demás servicios varían según la empresa. Al igual que en el entierro tradicional, el costo varía según los gustos de los familiares. Una urna de metal cuesta alrededor de 175 dólares y una de bronce por lo menos 375 dólares.

En cuanto a los cementerios, hay dos opciones: los cementerios municipales y los de administración privada. En el primero, el derecho a lote cuesta 48 dólares y la bóveda $135, excepto en Corozal, que está ubicado en el área canalera, que cuesta 150 dólares el terreno. Allí, el uso de los espacios tiene una anualidad módica. Es quizás lo más económico que hay en el mercado funerario pero, como pertenece al Estado, es frecuente la burocracia, la falta de espacio y la demora en los trámites, que se tardan mínimo, dos días.

La disponibilidad en los cementerios estatales más céntricos, como el de Amador y Juan Díaz, depende de la exhumación de los cuerpos, pues ya llegaron a sus límites.

Los cementerios privados son más costosos. El precio no baja de 5 mil dólares, sin contar la excavación y el alquiler de tolda que están en los 420 dólares. Para poder enterrar al difunto, debe estar cubierto el 30% del valor del terreno, que es alrededor de mil 500 dólares.

Con todo lo anterior una sola cosa es segura, “hay que prepararse para la muerte”.