Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Economía

Actividad pesquera pierde $60 millones

PANAMÁ. El sector pesquero panameño no ha logrado revertir su descenso de los últimos cinco años. Pese a que el país posee aguas terri...

PANAMÁ. El sector pesquero panameño no ha logrado revertir su descenso de los últimos cinco años. Pese a que el país posee aguas territoriales en dos océanos, la perspectivas de esta actividad, no son muy alentadoras.

En un país como Panamá con aguas territoriales que superan los 2,200 kilómetros cuadrados hace que esta situación sea preocupante.

Este sector ha visto disminuir su actividad en más de 60 millones en los últimos cuatro años, pero lo peor, es que no hay indicios que esta tendencia se vaya a revertir en un corto tiempo. Por ejemplo, la pesca de anchovetas, atún y arenques ha disminuido considerablemente.

Para el administrador de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá —ARAP—, Reynaldo Pérez Guardia, la causa de este bajón obedece a los altos costos del combustible que limitó la salida de la barcos y a la saturación de los mercados tradicionales como Estados Unidos y Europa.

El funcionario recomienda a las 16 empresas pesqueras que operan en el país, a buscar nuevos mercados en el sur del Continente.

Esta actividad ha venido dando tumbos desde el 2003, pero el presidente de la Asociación de Productores y Exportadores del Productos del Mar -APEXMAR- Valerio De Sanctis, difiere con Pérez Guardia.

De Sanctis sostiene que la caída no obedece sólo al precio del crudo, sino también al incremento de las zonas protegidas en el país y a la dificultad para obtener los Certificados de Abono Tributarios —CAT—.

“Ante tantas zonas protegidas ahora hay que navegar más y muchas empresas enfrentan problemas ante la falta de incentivos”, advirtió.

Para el empresario, “es fácil hablar de buscar nuevos mercados, pero en la práctica, no es tan fácil”.

Y es que para exportar a los países del Caricom se tiene que pagar un arancel de 40% y a Venezuela, un 20%.

Panamá y Brasil firmaron el año pasado un acuerdo para el envío de pescado panameño, pero no se ha concretado, toda vez que no se ha logrado que un técnico de ese país viaje a Panamá para certificar el etiquetado.

La pesca ofrece empleo a unos 20 mil panameños, quienes laboran en 280 barcos industriales y 5 mil embarcaciones artesanales.

Los grupos conservacionistas tienen otra lectura del problema. La Fundación Mar Viva dice que la sobrepesca y la explotación de los peces y camarones, en etapa de reproducción, más los efectos del calentamiento global, son realmente los responsables de la situación.