Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Economía

Se frenan las ventas

PANAMÁ. Las empresas dedicadas a la venta de autos usados están pasando por tiempos difíciles. La crisis financiera, las restricciones...

PANAMÁ. Las empresas dedicadas a la venta de autos usados están pasando por tiempos difíciles. La crisis financiera, las restricciones al crédito y la nueva legislación han ocasionado un shock en el sector.

Unas 40 distribuidoras de autos reposeídos operan en la ciudad capital, ubicadas principalmente en el sector de Vista Hermosa.

Jorge Barranco, gerente de autos Talía, con 20 años en este negocio, dijo que están pasando por uno de los peores momentos, a tal punto, que están evaluando el cierre de una de las dos empresas que tiene a su cargo.

Y es que las cifras no cuadran. Antes del pasado mes de septiembre, se vendían en promedio, 40 autos al mes. Pero desde esa fecha la cifra ha ido en retroceso.

El pasado mes de febrero sólo vendieron 15 autos y en los 11 primeros días de marzo sólo 4, contó Barranco.

El empresario sostiene que para que el negocio sea rentable requieren vender mínimo 25 autos al mes. Y responsabiliza a la crisis financiera, el freno de los créditos, el incremento de los impuestos municipales y las restricciones a la importación de autos.

La realidad es que los bancos se han puesto más exigentes. Antes otorgaban préstamos para autos a personas que ganaban 550 en adelante. Para obtener un préstamo hoy, se requiere de un salario de más 700 dólares y sólo financian autos del 2003 en adelante. Además de esta situación el periodo de garantía de los autos reposeídos fue ampliado de 3 a seis meses, contaron a La Estrella empresarios del sector.

FUERTE CONTRACCIÓN

La situación ha llevado a que la mayoría de las ventas se realicen en efectivo, pero no todos están en capacidad de hacerlo. No hay cifras sobre la venta de autos usados. La caída en las ventas también se registra en el sector de los autos nuevos, donde en el pasado mes de enero se vendieron 3,044 autos, un 28% menos que en relación a enero de 2008.

Aunque en menos proporción que autos Talía, el Grupo Harub también ha visto mermado sus ventas. De un promedio de venta de 35 autos al mes, la cifra ha caída a 20.

El gerente Jasif Gajía, considera que la gente va en busca de autos pequeños, pero “autos pequeños no hay porque prácticamente no se están importando este tipo de autos”, debido a que la ley sólo permite traer autos con hasta cinco años de fabricación.

Víctor Reyes de Platinium Motors, responsabiliza de esta mala situación a las grandes distribuidoras, que según él, fueron las que alentaron las restricciones a las importaciones afectando el negocio de autos de segunda.

Pero no todas son malas noticias. El empresario Felipe Ariel Rodríguez dice que la crisis ha representado una oportunidad para los talleres mecánicos debido a que la gente en vez de comprar autos nuevos está invirtiendo en la reparación del que ya tienen, a tal punto que los talleres no se dan a basto. El Grupo Felipe Rodríguez durante el 2008 aumentó sus ventas en un 15%.