Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Economía

Los fondos soberanos

Durante los últimos cuatro años los Fondos Soberanos han adquirido notoriedad global, a pesar de que existen desde 1953, cuando Kuwait c...

Durante los últimos cuatro años los Fondos Soberanos han adquirido notoriedad global, a pesar de que existen desde 1953, cuando Kuwait crea su primer Fondo. Solo recientemente se ha creado su nombre en inglés: Sovereign Wealth Funds o las siglas SWF.

Pero, ¿qué son estos Fondos Soberanos? ¿Cómo surgen? ¿Quiénes son sus principales propietarios? Se denominan Fondos Soberanos a fondos de inversión controlados por los gobiernos. Surgen principalmente en el Medio Oriente entre los países ricos en petróleo.

Los países utilizan estos fondos para invertir sus excedentes fiscales y reservas de moneda extranjera en instrumentos financieros (acciones, instrumentos de deuda, bienes raíces, etc).

Sus objetivos son generar ingresos para el beneficio y desarrollo de sus economías domésticas o para transferir a futuras generaciones las ganancias presentes productos de su riqueza en petróleo o exportaciones de bienes y servicios. Los países ricos en petróleo utilizan estos Fondos como un recurso ante futuras mermas de su producción petrolera. De los quince principales Fondos Soberanos, ocho son de países productores de petróleo.

China, que dispone de ingentes reservas de moneda extranjera, gracias a su notables excedentes comerciales, ha invertido esas reservas principalmente en títulos de deuda de Estados Unidos, convirtiéndose de esta manera en el principal prestamista de los Estados Unidos. Situación esta de gran significado en la geopolítica mundial. De acuerdo con la definición clásica de los Fondos Soberanos, el Fideicomiso creado por Panamá con el excedente de las ganancias del Canal puede catalogarse como Fondo Soberano.

Los Fondos crecieron significativamente durante los últimos cuatro años. El balance total de los Fondos Soberanos, antes de la crisis se estimaba en $3,8 billones (billón: 1 millón de millones), pero han sufrido pérdidas durante la crisis y algunos lo colocan ahora en $2,5 billones.

Hoy, en Europa, corren vientos de optimismo pues se observan evidencias de que ha pasado lo peor de la crisis.

En medio del optimismo y la cautela de algunos, los Fondos son participantes de los mercados financieros globales de absoluta importancia primaria, lo cual hace casi obligatorio observar sus comportamientos.