Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Economía

Gobierno se apura con el TPC

PANAMÁ. La administración Torrijos no quiere salir del Palacio de las Garzas dejando pendiente la ratificación del Tratado de Promoción...

PANAMÁ. La administración Torrijos no quiere salir del Palacio de las Garzas dejando pendiente la ratificación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) en el Congreso de Estados Unidos.

En los últimos meses los esfuerzos se han redoblado y ni el presidente Martín Torrijos ni su equipo de trabajo desaprovechan ninguna oportunidad para conversar con los congresistas. El último acercamiento oficial se dio durante la visita de Martín Torrijos a Trinidad y Tobago para la Cumbre de la Américas, y según una fuente, en las próximas semanas el canciller Samuel Lewis Navarro podría realizar un viaje a Washington para seguir haciendo lobby.

Pero la tarea no será tan fácil, porque aún existe resistencia por parte de algunos congresistas por el tema laboral y el tema fiscal. Charles Rangel, presidente del Comité de Medios y Arbitrios del Congreso de Estados Unidos ha dicho que “hay temas y acciones pendientes que deben ser adoptadas por Panamá antes de que el Congreso considere ratificar el acuerdo”. Asimismo, el demócrata Sander M. Levin, dijo que en Panamá las normas laborales “no son muy claras”.

Ante este panorama, el sector privado panameño teme que por el afán de lograr la ratificación, el Ejecutivo ceda en algunas pretensiones de EEUU.

El abogado Eduardo Morgan Jr. de Morgan & Morgan, asegura que en recientes conversaciones con congresistas estadounidenses conoció que el gobierno panameño “está dispuesto a brindar toda la información fiscal del país, con tal de conseguir la ratificación”.

Morgan advirtió que “entregar la información fiscal de Panamá a cualquier país afecta gravemente al sector financiero local. El sector financiero es más importante que cualquier acuerdo comercial”, apuntó Morgan.

Por su parte, Diego Eleta, ex presidente de la Cámara de Comercio dice estar preocupado de que “por el apuro se hagan compromisos que no sean consensuados con la empresa privada y de alguna manera quedemos prisioneros”.

Otros empresarios, que prefirieron el anonimato, dijeron que aún confían en que el Ejecutivo “haga las cosas bien” y esperan que se mantenga lo que ya se negoció y se firmó entre ambos países.