25 de Feb de 2020

Economía

Mantienen cierre de vía

CHIRIQUÍ. Transportistas de carga de Centroamérica se han visto seriamente afectados, por segundo día, debido al cierre de la principal...

CHIRIQUÍ. Transportistas de carga de Centroamérica se han visto seriamente afectados, por segundo día, debido al cierre de la principal vía de tránsito en la frontera entre Panamá y Costa Rica, sin que se aún se haya producido algún tipo de acuerdo entre el Gobierno Central y los trabajadores bananeros de la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar).

Juan Segura, del gremio de camioneros de Costa Rica, dijo a La Estrella que este cierre de vía les produce grandes pérdidas a las empresas propietarias de las mercancías que ellos tienen que entregar en Panamá y otros países de la región

Segura, afirmó que “estamos de malas porque pasamos en Peña Blanca en Nicaragua un paro y ahora nos encontramos con otro contratiempo para poder llegar a nuestro destino”.

Unos 500 camiones de transporte de carga están a la espera tanto de Panamá como de Costa Rica de poder cruzar la frontera.

Los camiones de cargas transportan principalmente mercancía seca, productos alimenticios, utilerías y algunos de ellos no pudieron cruzar el puesto fronterizo el pasado domingo para la realización de las elecciones generales.

Mientras tanto, Simón Lezcano, secretario general de los trabajadores de Coosemupar, informó que recibieron una llamada la gerente interventora Nidia Medina, para sostener una reunión en Finca Corredora a la una de la tarde de hoy.

Pero la dirigencia sindical propuso que el encuentro fuese público y en la zona donde realizan el cierre de la vía, lo que fue aceptado por Medina y ambas partes sostendrán hoy su primer encuentro desde que se inició el cierre el pasado miercoles. Hasta el momento no se ha logrado cantabilizar las pérdidas que la medida de presión de los trabajadores ha ocasionado, pero los transportistas de carga son los más afectados.

Por su parte, muchas personas durante estos dos dias han tenido que caminar desde la frontera hasta el puente del rio Gariché para poder tomar los autobuses y vehículos para luego trasladarse hacia David.

El conflicto estalló cuando los trabajadores fueron convocados a una reunión con la transnacional Del Monte, como mero observadores, sin derecho a voz ni voto.

La empresa bananera fue seleccionada por el Instituto Panameño Autónomo Cooperativo (Ipacoop), para otorgar en arrendamiento de 3 mil hectáreas de banano, a un plazo de 25 años, para la cual desembolsará $54 millones. Los trabajadores, además, se oponen al alquiler de las tierras.