28 de Feb de 2020

Economía

El ministro invisible

PANAMÁ. Héctor Alexander entró al gobierno de Torrijos (2004) como viceministro de Economía y tras la renuncia de su jefe, Ricaurte ‘Ca...

PANAMÁ. Héctor Alexander entró al gobierno de Torrijos (2004) como viceministro de Economía y tras la renuncia de su jefe, Ricaurte ‘Catín’ Vásquez, en abril de 2007, se convirtió en el ministro de Economía y Finanzas (MEF).

Quienes lo conocen lo describen como un hombre introvertido, sencillo, tecnócrata y comprometido. Un buen perfil para uno de los cargos más importantes del gabinete, pero un arma de doble filo desde septiembre de 2008, fecha en la que estalló la crisis financiera mundial.

Es precisamente desde esos días cuando en Panamá se comienza a sentir con más fuerza la ausencia de un ministro de Economía. En ese tiempo, muy pocas veces se le vio la cara y cuando lo hacía, no era mucho lo que decía.

A 52 días de abandonar su cargo, empresarios, economistas y la propia población desconocen la labor de Alexander. Sus propios colaboradores cercanos confiaron a La Estrella que “manejarse con el ministro es complicado, y no sólo por su agenda, que por lo general está ocupada, sino porque no es fácil tener acceso a él”.

Y ni hablar de los medios de comunicación: Manuel Nasa, del equipo de comunicaciones del MEF dijo que el ministro “no confía mucho en los medios porque siempre se han dedicado a publicar lo malo y no lo bueno”.

Pero, al parecer, Alexander sí confía en los medios del extranjero porque la mayoría de sus declaraciones importantes las hace fuera de Panamá. El ejemplo más reciente es cuando reveló que el PIB crecerá este año al menos 3%. Esto lo dijo desde Colombia, en el marco de la 50 Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo.

No sólo los medios han sido víctimas del estilo de Alexander. El presidente de la Cámara de Comercio de Panamá, Adolfo Linares, asegura que el gremio tuvo que esperar tres años y medio para obtener información del Cálculo Alternativo de Impuesto Sobre La Renta (CAIR).

“Después de innumerables llamadas, cartas y peticiones, la información llegó, pero de manera parca y sin profundidad”, cuenta Linares.

Al gobierno actual se le critica por el aumento de la deuda y el gasto público. Así lo confirma el economista Alexis Soto, quien critica la manera en que se invirtió el superávit fiscal “atendiendo los síntomas en lugar de la enfermedad, subsidiando el consumo en lugar de la producción”.

Por su parte, Felipe Chapman, socio director de INDESA, señala que Alexander “ha sido un buen  ministro” y menciona como prueba el manejo de la política fiscal y del endeudamiento público, “que si bien este último no bajó en términos absolutos, sí se  redujo considerablemente en relación al PIB”.

A pesar de que este gobierno ha sido duramente cuestionado por el tema del gasto, la defensa del MEF, cuando llega, lo hace a través de un comunicado de prensa. Al propio estilo del titular de la cartera.

Soto al referirse a Alexander, cree que “la población quiere comer bistec sin saber cómo se mató a la vaca”.

Según el economista, “no le corresponde al titular del MEF ser vocero de las políticas económicas”. Pero Eduardo Quirós, ex viceministro de Finanzas no coincide con Soto y asegura que “es fundamental que el ministro de Economía le hable al país de manera constante para darles seguridad y confianza a los actores económicos”.

El ex viceministro de Finanzas, Domingo Latorraca, reconoce que el MEF es una institución “muy difícil de manejar” y considera que las finanzas públicas están en buen estado “por lo menos hasta donde se ha publicado”.

Por ahora la economía panameña sigue siendo la envidia de la región. Alexander saldrá del gobierno con muchos logros para el país y con su mismo estilo, regresará a las aulas. La labor del ministro pudo haber tenido mucha influencia pero, ¿cómo saberlo?.