Temas Especiales

03 de Aug de 2020

Economía

Arranca la pelea por el libro electrónico

ESPAÑA. T res grandes grupos, Planeta, Santillana y Random House Mondadori, han empezado a trabajar con los agentes literarios para neg...

ESPAÑA. T res grandes grupos, Planeta, Santillana y Random House Mondadori, han empezado a trabajar con los agentes literarios para negociar y distribuir los derechos de los libros digitales, conocidos como e-books.

No saben cuándo se producirá el gran salto, piensan que será más una evolución que una revolución, pero quieren estar ahí aunque aún no sea negocio. Paralelamente ha surgido otro proyecto, un poco más avanzado, encabezado por el actual presidente de Spanair y ex vicepresidente económico del FC Barcelona, Ferran Soriano, junto al editor catalán Ernest Folch, de Grup Cultura 03, la editorial Vicens Vives y la cooperativa cultural Abacus. Proliferan, pues, iniciativas y alianzas.

La plataforma de los tres grandes grupos y los agentes han llegado ya a acuerdos, aunque aún no los han firmado. Quieren que los e-books se comercialicen a través de las librerías, mediante códigos de descarga. Alicia González, de la Asociación de Agencias Literarias (ADAL), explica: “Nosotros manejaremos los derechos de los autores, pero no pasaremos por encima de los editores. Trabajamos con ellos”. Así, tienen previsto dar los derechos electrónicos de cada título a la editorial que lo tenga en papel. “Difícilmente contrataríamos un libro para imprimirlo en papel si los derechos electrónicos van a parar a otro editor”, afirma Francisco Cuadrado, responsable de Ediciones Generales del grupo Santillana.

Los derechos de autor serán más altos para los e-books: entre el 25% y el 40% frente a una media del 10% del papel, cuyo precio de venta al público es mayor. “El autor debe ganar lo mismo con el libro impreso que con el e-book”, afirma Riccardo Cavallero, hasta fin de año consejero-delegado de Random House Mondadori y recién nombrado director general de la italiana Mondadori. Los editores y agentes son prudentes.

Los primeros ya han empezado a digitalizar sus libros, una operación costosa y previa a su formato para descarga, fase esta última que oscila entre los 210 y los 280 dólares por título. Los segundos firmarán contrato por contrato y, de momento, por periodos cortos de tiempo. La venta de e-books en librerías parece ser una condición imprescindible. "Rechazamos cualquier experimento que pueda perjudicar al librero", asegura el agente Guillermo Schavelzon.