Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Economía

Lealtad: salvavidas de tarjetas

PANAMÁ. Aunque 2008 fue un año positivo para el negocio de las tarjetas de crédito en América Latina, con una expansión que tuvo crecim...

PANAMÁ. Aunque 2008 fue un año positivo para el negocio de las tarjetas de crédito en América Latina, con una expansión que tuvo crecimientos de al menos 5% en diferentes países, la crisis ha golpeado este año al sector.

Frente a esta realidad, que ha marcado una contracción en las ventas que no se ha precisado, las compañías e instituciones vinculadas en la actividad están pensando en alternativas.

El replanteamiento de los “programas de lealtad” es una de las fórmulas que están considerando los proveedores de este tipo de servicio, según se reconoció en el marco de la Conferencia Anual C4 (Cards & Consumer Credit Conference) Latinoamérica, que se realizó ayer en el Hotel Marriott.

Celso Oliveira, representante del proveedor de soluciones de lealtad con sede en Francia Welcome Real-Time, señaló a La Estrella que son necesarias campañas dirigidas que eviten perder dinero al estar haciendo promociones para todo el mundo. “La segmentación en el negocio de las tarjetas, con campañas de lealtad, creo que será el futuro”, aseguró.

Oliveira estima necesario ofrecer también nuevos servicios.

Bruno Andrade, director ejecutivo de LatinNetx, una de las entidades organizadoras de la reunión de tres días, reconoció que la crisis llevó a los bancos a la rentabilización de su portofolio en el ramo de las tarjetas, por lo que la prioridad “no ha sido tener nuevos clientes”.

Andrade coincidió con Oliveira en que alianzas entre compañías generan la esperanza de que los bancos vuelva a reorientar su estrategia en cuanto a las tarjetas.

Señaló que Brasil tuvo con un 17% el mayor crecimiento en la actividad de las tarjetas de crédito el año pasado, producto del boom al consumo que se experimentó entonces.

Dijo además que este año algunos bancos decidieron inclusive cortar el servicio de tarjetas, por falta de confianza en la economía y para reducir riesgos.

Aunque Standard & Poor’s vaticinó que en septiembre de 2009 habrá otra fase de la crisis que impactará el crédito, Andrade aseguró que América Latina y el negocio de las tarjetas tienen aún muchas oportunidades si se logra una migración desde el uso de cheques y efectivo al empleo del “plástico” y como una alternativa confiable para hacer los pagos.