Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Economía

Bombas dejan ocho muertos

YAKARTA. Un doble atentado suicida mató el viernes al menos a ocho personas en dos hoteles de lujo de Yakarta, marcando el regreso del ...

YAKARTA. Un doble atentado suicida mató el viernes al menos a ocho personas en dos hoteles de lujo de Yakarta, marcando el regreso del terrorismo al mayor país musulmán del mundo desde 2004 y desencadenando la indignación y solidaridad de la comunidad internacional.

Las bombas tuvieron como blanco al hotel JW Marriott —que sufrió un ataque explosivo en el 2003— y al Ritz-Carlton, ambos populares entre los empresarios internacionales de visita y que se creía contaban con la mejor seguridad de la capital.

El jefe de la Policía Nacional dijo que dos atacantes suicidas llevaron a cabo las explosiones. Poco antes de las 08H00, un hombre entró en un bar del Marriott y fue entonces cuando activó la bomba que llevaba consigo, matándose en el acto y matando a otras seis personas, entre éstas un empresario neozelandés que participaba en un seminario.

Minutos después, otro hombre, con un gorro en la cabeza y una valija de trabajo, actuó de la misma forma en la sala del restaurante del Ritz-Carlton, donde los clientes estaban desayunando. El individuo murió y mató a otra persona.

De acuerdo a la policía, unas 40 personas resultaron heridas, y entre las víctimas había ciudadanos de Indonesia, Estados Unidos, Australia, Corea del Sur, Holanda, Italia, Gran Bretaña, Canadá, Noruega, Japón e India.

La policía dijo que los atacantes se registraron el miércoles en el Marriott como huéspedes y que habían armado las bombas en sus habitaciones. Un tercer artefacto explosivo fue encontrado y desactivado en un bolso de computador portátil en el piso 18.

“La habitación 1808 se había convertido en su puesto (de operación) desde el 15”, declaró el jefe de la Policía Nacional, general Bambang Hendarso Danuri.

El canal de televisión indonesio TVOne mostró imágenes del circuito cerrado de televisión en las que aparecía un hombre que dijeron es el supuesto atacante suicida del Ritz-Carlton. Llevaba una gorra de béisbol y transportaba una maleta con ruedas en el vestíbulo.

OBRA DE UN GRUPO TERRORISTA

El visiblemente afectado presidente, Susilo Bambang Yudhoyono dijo en una conferencia de prensa que los ataques fueron obra de un grupo terrorista empecinado en dañar al país. “Estoy seguro de que muchos están hondamente preocupados, sienten mucha tristeza y están llorando en silencio, de una manera similar a la que yo siento", expresó el mandatario, reelegido este mes gracias a la mejoría de la seguridad y una economía más saludable, y agregó que los responsables “ríen y celebran con rabia y odio”.

“Ellos no tienen un sentido de la humanidad y no les importa la destrucción de nuestro país debido a que este acto terrorista tendrá un fuerte impacto en nuestra economía, nuestro clima de negocios, nuestro turismo y nuestra imagen en el mundo”, agregó.

El Gobierno indonesio ha logrado considerables avances en los últimos años al controlar la amenaza a la seguridad representada por milicianos islamistas, lo que ha creado una mayor sensación de estabilidad política en el país.

Las sospechas recaen en los milicianos islamistas de la organización regional Jemaah Islamiah, culpada por numerosos ataques ocurridos entre el 2002 y el 2005, incluidas las bombas en Bali en el 2002 que dejaron 202 personas muertas.