Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Economía

Coosemupar sigue en apuros

CHIRIQUÍ. La situación que vive la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar) sigue siendo caótica. Aún no se...

CHIRIQUÍ. La situación que vive la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar) sigue siendo caótica. Aún no se ha definido una estrategia que pueda sacar a flote la actividad bananera en el distrito de Barú y que garantice la estabilidad de las plazas de trabajo.

Roberto Santamaría, director nacional de banano, admite que “la situación es crítica”, pero destaca que este es un problema que viene desde 1993.

Lo cierto es que cada día se acentúa más la crisis.

Pero a pesar del oscuro panorama, Santamaría considera que aún hay esperanza.

En estos momentos se realizan esfuerzos para encontrar una salida a este viejo problema. Una solución que no sea coyuntural, sino permanente, detalla el funcionario.

Sin embargo, las alternativas que se evalúan se mantienen en el más absoluto secreto.

La solución no es sencilla si se toma en cuenta que a corto plazo no existe la posibilidad de exportar fruta, ya que en las condiciones en las que se encuentran las plantaciones se requerirá de seis a nueve meses para poder enviar banano a los mercados internacionales.

Pero el alcalde del distrito de Barú, Franklin Valdés, sostiene que hay que buscarle una pronta solución a la problemática, ya que la crisis socioeconómica que enfrenta esta región de la provincia se agrava con el correr de los días, por lo que no hay tiempo que perder.

Para Leoncio Lizondro, representante del corregimiento Rodolfo Aguilar Delgado, la situación bananera es “difícil y caótica”.

Lizondro detalla que a los trabajadores se les descuenta la cuota obrero patronal, pero no les llega la ficha de la Caja de Seguro Social (CSS), lo que impide que puedan acudir a las instalaciones de salud a recibir atención médica.

“Con nuestra escasa partida estamos haciéndole frente a los gastos médicos y a la compra de medicamentos que no tiene la CSS, y a los lugareños que no tienen recursos, pero ya estamos quedando en números rojos”, señaló.

La situación en la región de Barú podría agravarse aún más, y es que las nuevas autoridades están evaluando suspender el subsidio de 250 mil dólares que se utilizan para el pago de la planilla cada mes para los 2 mil 800 trabajadores que laboran en esta histórica coooperativa bananera.