Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Economía

China tendrá su propio parque Disney

EEUU. El acuerdo de la compañía Walt Disney para construir uno de sus parques temáticos característicos en Shanghai marca un gran avance...

EEUU. El acuerdo de la compañía Walt Disney para construir uno de sus parques temáticos característicos en Shanghai marca un gran avance para medios de comunicación y firmas de entretenimiento occidentales que intentan ingresar al difícil mercado chino.

La aprobación del gobierno para el parque temático pone fin a años de negociaciones entre Disney y las autoridades chinas, las cuales son cautas ante una gran influencia extranjera en los delicados sectores de medios y cultura popular.

Tomará años que el nuevo parque planeado para el distrito de Pudong, en la capital financiera china, contribuya al balance de una compañía que recauda más de $30.000 millones al año.

Sin embargo, analistas consideran la maniobra como un paso importante para Disney y otras firmas de medios occidentales, en el ingreso al extenso e inexplotado mercado chino de medios y entretenimiento.

“Ellos han estado realizando el trabajo preliminar para un parque por muchos años, al exponer a la población a las propiedades de Disney, películas, televisión y comercialización”, indicó Christopher Marangi, importante analista de Gabelli and Co, en Nueva York.

“Agregar una presencia física en la forma de un parque realmente completaría y sumaría a la cadena de valor en China”, precisó.

La decisión ocurre justo a dos semanas de un viaje programado a China por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, una visita que analistas esperan que favorezca una decisión detallada sobre el parque entre la firma y Shanghái.

Disney espera que el parque, que tendrá un costo aproximado de $3.600 millones tenga una mejor acogida que su propiedad en Hong Kong, la cual ha debido enfrentar una asistencia más baja de la esperada y pérdidas financieras desde que abrió sus puertas en 2005”. La prensa china destaca que esta autorización se produce tras prácticamente una década de negociaciones. El parque representa una de las mayores inversiones extranjeras en China, y será controlado en un 57% por el Gobierno chino, mientras que el resto del capital social quedará en manos de la multinacional estadounidense.