26 de Feb de 2020

Economía

“Lo que más preocupa en Panamá es la seguridad”

La labor de alrededor de 25 años en el sector pesquero fue la primera y verdadera experiencia de Federico Humbert Azcárraga, para quien ...

La labor de alrededor de 25 años en el sector pesquero fue la primera y verdadera experiencia de Federico Humbert Azcárraga, para quien esa etapa fue simplemente “un favor que le concedió Dios”, al darle la oportunidad de entender mejor las necesidades de la gente.

El recuerdo describe una de las etapas que marcó la vida y las acciones del ahora presidente de la junta directiva del Banco General (BG) y de la Empresa General de Inversiones (EGI), uno de los holding más grandes de Panamá.

EGI reporta un patrimonio de alrededor de $1,200 millones y activos por el orden de los $8,000 millones.

En entrevista con La Estrella en las oficinas del BG en Paitilla, el ejecutivo contó con pasión cómo se lideró este esfuerzo de décadas que permitió además al BG evolucionar del que los bancos estadounidenses describían como “un banquito de ahorros” a ser el banco de capital panameño más grande de Panamá.

El BG, que empezó con una sucursal, tiene ahora 61 sucursales, oficinas de representación en Guatemala, El Salvador, Nicaragua, México, Colombia, y un banco y subsidiaria en Costa Rica. Es además el único banco de capital panameño con grado de inversión, lo que para Humbert sería importante que logrará también Panamá, “porque facilita la obtención de crédito en condiciones ventajosas en el mercado internacional”.

Humbert, de 76 años y más de tres décadas de ser presidente del BG, se refirió, además a la realidad y futuro de Panamá.

¿QUÉ HA SIDO PARA USTED LO ESENCIAL COMO EMPRESARIO?

Ha sido importante tener un solo negocio, y ese es la EGI. No tengo un centavo invertido en nada más y eso me ha ayudado a hacer la organización tan grande como está.

Otras de mis pasiones han sido, además del trabajo, mis hijos, mi familia y mi esposa. Tengo 8 hijos y 33 nietos. También ha sido importante sentir que no le estoy haciendo daño a nadie. Tratamos de ser muy estrictos, y a veces cuanto alguien va a abrir una cuenta se pasa por tantas cosas que el cliente se va para otro banco, porque somos muy meticulosos.

¿CÓMO FUERON ESOS PRIMEROS AÑOS EN LA ORGANIZACIÓN?

El BG comenzó como una subsidiaria de la Compañía General de Seguros. De pronto empezamos a tener cuentas corrientes y depósitos a plazo fijo, y cuando volteamos a ver ya teníamos un gran banco y mirábamos a los otros bancos de tú a tú. Pasamos crisis como la del 1988 y 1989.

Hemos hecho muchas integraciones. Primero con Banco Inmobiliario de Panamá, y después con Bancomer, Bank of Boston, antes de ponernos los pantalones largos con el Banco Continental, que traía Bipán y Alemán Platina, lo que nos dio ese montón de oficinas en Centroamérica. Traía además a Banco Atlántico y a Wall Street Securities.

¿CÓMO LES FUE EL AÑO PASADO?

Muy bien, muy bien. Superamos en quizás 8% ó 10% las utilidades. Fue importante la política de prudencia de BG, y que representa alrededor del 80% o del 85% de todo nuestro negocio.

Tuvimos que controlar los gastos un poco mejor, y ser un poco más cautelosos en el crédito, pero no nos fue mal.

Fuimos afectados por la crisis en el sentido que el crédito se contrajo un poco, y no es como se gritaba al manifestar que los bancos no quieren prestar. Lo que los bancos no quieren es prestar mal.

A Delta también le fue muy bien, a pesar del precio del petróleo y que está expuesto a un vaivén.

¿CUÁL FUE EL RESULTADO DE LA INTEGRACIÓN DE BANCO GENERAL CON BANCO CONTINENTAL?

Era una alianza natural. Ellos (en el Banco Continental) eran muy fuertes en el negocio comercial, nosotros éramos muy fuertes en el negocio hipotecario, y también en el comercial. Había una serie de fusiones y compras de bancos, y todos los extranjeros estaban comprando en el país. Hablando con los jerarcas del Banco Continental llegamos a la conclusión de que Panamá necesitaba tener un banco sólido de capital panameño. 

¿CÓMO VE LOS CAMBIOS QUE ESTÁN POR VENIR EN EL SECTOR BANCARIO EN EL PAÍS?

Sé que van a subir las licencias bancarias y van a cambiar el sistema de impuesto sobre la renta, pero molesta cuando uno escucha que dicen que los bancos hemos pasado agachados. Eso no es así. Los bancos hemos sido muy importantes en el desarrollo del país. Que pagamos poco impuestos, eso tampoco es cierto. Pagamos el impuesto máximo sobre la renta gravable. Pero en Panamá hay tres rentas, la gravable, la exenta y la extranjera.  Nadie paga impuesto sobre la renta exenta; y por la renta extranjera tampoco se paga impuesto, y nosotros tenemos que tener una renta extranjera muy grande, porque esa es la liquidez de la organización.

¿QUÉ RETOS ENFRENTA PANAMÁ, EN QUÉ DEBE MEJORAR Y EN QUÉ TIENE CARENCIAS?

Lo que más preocupa al panameño es la seguridad. Aquí están matando más gente que en Nueva York, más gente que en México.Es a la larga va a ir minando a la Nación. El gobierno tiene muchos proyectos que ojalá pueda cumplir.  La expansión del Canal es un proyecto muy grande que todavía no se va a sentir mucho. Lo del transporte se arregla con 200 ó 300 buses mientras llega el metro, pero al que matan si no pueden resolverle nada. La canasta básica sigue siendo un reto, pero ya mejoraron los salarios y eso va a compensar un poquito.

¿CÓMO VE EL TEMA DE LA JUSTICIA?

Vamos a ver qué pasa al estar más ojos mirando a la Corte. El ciudadano está muy consciente de la necesidad de una justicia realmente verdadera.

Al final de la entrevista el empresario aseguró que aunque se dice que jamás no existe, el BG no se venderá por lo menos mientras él esté. Entre los planes de la institución están la apertura de dos o tres nuevas sucursales este año, además de reforzar el servicio de cajeros automáticos, por haber áreas en el país que están creciendo.