Temas Especiales

18 de Ene de 2022

Economía

Thunderbird toma el pulso a la economía local

PANAMÁ. En el ojo de la globalización, los empresarios panameños avanzan dentro de la expansión imparable del comercio internacionales y...

PANAMÁ. En el ojo de la globalización, los empresarios panameños avanzan dentro de la expansión imparable del comercio internacionales y los vestigios de la falta de transparencia de años pasados.

Esta realidad la palpó, en días pasados, el presidente de la escuela de negocios internacionales Thunderbird, quien visitó Panamá con el propósito de tomar el pulso a la economía local y reconectarse con antiguos alumnos.

Ángel Cabrera, el noveno presidente de la escuela líder en el ámbito de la formación de ejecutivos internacionales, opina favorablemente sobre el país. “Me ha impresionado la apuesta por el futuro: la inversión para la expansión del Canal en medio de la recesión (lo cual es el mejor tipo de inversión y estímulo para la economía) y la apuesta del presidente Martinelli de eliminar la corrupción, establecer unas reglas de juego transparentes, consistentes y justas, y pedir cuentas a quienes no las cumplan”.

Con respecto a la economía regional y su futuro, Cabrera es cauteloso en su apreciación.

“Si hay algo que hemos aprendido en los últimos años es a no hacer demasiadas predicciones sobre el futuro. Meses antes de la debacle en Wall Street, pocos analistas fueron capaces de ver venir lo que se avecinaba”.

Thunderbird, que fue fundada en 1946 como el American Institute of Foreign Trade, ha estado dedicada a preparar líderes empresariales (llamados T-birds) capaces de desarrollar negocios internacionales exitosos.

“Es cierto que la globalización de la economía no es un proceso perfecto ni sencillo. Como en todo proceso de cambio hay riesgos nuevos con los que no nos hemos enfrentado antes. Pero esos riesgos no deben confundir el beneficio enorme del comercio internacional. Los países que siguen sin despegar son precisamente los que no han conseguido conectarse internacionalmente”, sentenció Cabrera.

El modelo de Thunderbird gira en torno a tres competencias básicas: la mentalidad global, el espíritu emprendedor global y la ciudadanía global.

En esta apertura mundial es “fundamental que las nuevas generaciones de directivos no sólo se formen como buenos gestores, sino que aprendan a navegar un mundo complejo de instituciones, y que desarrollen las capacidades de trabajar con individuos y organizaciones diferentes a uno mismo”, concluyó el ejecutivo y educador.