Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Economía

Una lectura corta que salva vidas

PANAMÁ. Son más importantes de lo que se cree. Esos números encerrados en un recuadro de la etiqueta de una botella de leche o los impre...

PANAMÁ. Son más importantes de lo que se cree. Esos números encerrados en un recuadro de la etiqueta de una botella de leche o los impresos en un paquete de medicinas son vitales para el consumidor.

Estos números son la referencia para saber si el producto que se compra es bueno o nocivo para la salud y debe estar en conocimiento público, se trata de las fechas de envase y vencimiento.

La legislación panameña establece que la información debe estar impresa de forma clara y a la vista de los compradores y, a pesar de esto, hay quienes se han atrevido a vender lo que está dañado.

La Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco), en su informe sobre anomalías en productos y establecimientos hasta mayo de 2010, revela que se decomisaron 1.734 productos sin fecha de vencimiento, 15 mil 233 productos vencidos, otros 1.207 productos deteriorados y 36 con doble fecha de expiración.

‘A SER VIGILANTES’

Debido a que el informe preliminar de Acodeco demuestra irregularidades en la venta de productos y sus fechas, el Instituto Panameño del Consumidor (Ipadecu) recomienda ser vigilantes.

Giovani Fletcher, quien es miembro de esta asociación, considera preocupante la situación que alerta Acodeco en sus estadísticas porque refleja ‘irrespeto a la ley y a la salud de los consumidores’. Se trata de un asunto que debe ser regulado de forma conjunta entre Acodeco, el Ministerio de Salud y la Autoridad de Alimentos cuando se trata de productos importados

LOS MÁS COMUNES

El analista de consumo de Acodeco José Andrés Muñoz reconoció que la mala práctica de vender productos vencidos persiste, pero en el caso de Acodeco la responsabilidad termina cuando se trata de productos como medicamentos o tóxicos, que corresponde a otras autoridades como el Ministerio de Salud.

Entre los que figuran en la lista de decomisos de la institución están los populares snacks, galletas, pan de molde, jabones, suavizantes de tela y hasta cigarrillos, mientras que los más vendidos cuando ya están ‘deteriorados’ son el arroz (gorgojos), latas de bebidas golpeadas y ‘Corn Flakes’ (cajas abiertas).

Recomienda observar las fechas de producción, envasado y caducidad porque de ingerir o utilizar productos en malas condiciones, se toma el riesgo de enfermedades como diarreas, vómitos, alergias en la piel y problemas en el hígado, que es el órgano que desintoxica al organismo.