Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Economía

Crían bufalinos en Coclesito

PANAMÁ. Su gran tamaño y aspecto rústico sorprenden a primera vista; sin embargo, las bondades nutricionales de la carne y la leche de b...

PANAMÁ. Su gran tamaño y aspecto rústico sorprenden a primera vista; sin embargo, las bondades nutricionales de la carne y la leche de búfalo llevó en 1976 a varios productores de Coclesito, provincia de Coclé, a desarrollar la actividad.

Hoy, Coclesito cuenta con alrededor de mil especímenes bufalinos, aunque actualmente la población de bufalina en el país supera los cuatro mil animales.

Los búfalos machos son cebados con el propósito de producir carne al llegar a una edad que oscila entre 20 a 25 meses y peso en pie de 900 a mil 300 libras.

En el caso de las búfalas, estas son ordeñadas para la elaboración de quesos artesanales, mozzarella y los quesos de larga duración, como el parmesano.

La leche bufalina registra un alto contenido de sólidos grasos, alrededor de un 8%, y un 18 % en sólidos totales.

Las hembras pueden vivir hasta 20 años y producir durante su vida fértil en promedio de 15 a 18 terneros cada una.

El especialista en la crianza de este animal, Javier Miranda, aseguró también que ‘el búfalo viene a complementar la producción de carne y leche en el país, y no a competir’.

Aunque la relación entre los búfalos y las reses es pecuaria, Euclides Díaz, secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganaderos (ANAGAN), dijo que en el país la comercialización de carne y leche de búfalo es aceptada por los consumidores debido a sus altos valores nutricionales.

El búfalo es un animal muy ‘rústico y se adapta a climas muy húmedos como el de Panamá’, comentó por su parte José Pacheco, director de regional del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA).

‘Estos animales tienen una piel muy gruesa y se enferman muy poco’, aclaró Pacheco.

SANIDAD ANIMAL

Actualmente, los técnicos del Ministerio de Desarrollo Agropecuario están tomando muestras de sangre a los búfalos para detectar posibles enfermedades infecciosas como la brucelosis y leucosis enzoótica bovina, las cuales perjudican a ovinos, bovinos, caprinos y porcinos con episodios recurrentes de fiebre, debilidad, sudoración y dolores.

La idea, además de la toma de sangre, es clasificar a las hembras jóvenes para inseminarlas artificialmente y mejorar el nivel genético de estos animales

.

Pacheco adelantó que están ‘coordinando con una empresa brasileña para que nos apoyen en la multiplicación de estos animales. En el futuro se podrá ofrecer una carne de tipo ecológico, orgánica y de excelente calidad nutricional, al igual que la leche de búfala, que tiene interesantes oportunidades de crecimiento en el país’, aseguro.