Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Economía

Lavadores buscan negocios comunes

PANAMÁ. Crear empresas ‘fachada’, como casinos, joyerías y tiendas de ventas de arte, son los mercados más factibles que encuentran los ...

PANAMÁ. Crear empresas ‘fachada’, como casinos, joyerías y tiendas de ventas de arte, son los mercados más factibles que encuentran los lavadores de dinero para sostener el ilícito, advirtió el gerente de FTI Consulting en Panamá, Matias Mora Simoes.

En una entrevista con La Estrella, Mora Simoes explicó que las personas dedicadas al blanqueo de capitales optan por invertir en negocios donde resulta difícil cuantificar el ingreso real.

‘Toda actividad criminal tiene una rentabilidad y aquellos que lavan dinero tienden a invertirlo en negocios que no llamen la atención’, asegura el experto.

Precisó que al año se generan aproximadamente $600 mil millones producto de la venta de droga y anualmente se lavan 1,5 trillones de dólares procedentes del narcotráfico.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

‘El desarrollo de la tecnología implica una serie de ventajas y desventajas, pues los narcotraficantes la usan para cometer fechorías y las autoridades para seguirles la pista, lo malo de ésto es que cada día los malhechores perfeccionan su técnica y se vuelven más hábiles para manejar las herramientas’, agregó.

ESTUDIO DE LOS BANCOS

Lo adecuado es que cada banco realice un chequeo previo a los clientes que deciden hacer transacciones en sus sucursales; sin embargo, se han encontrado casos en diversos países donde la entidad conoce los movimientos ilícitos que realiza el cuentahabiente, pero guarda silencio, dijo.

Cuando un banco tiene indicios de que uno de sus clientes está introduciendo a sus cuentas dinero producto del narcotráfico, venta de drogas, prostitución o cualquier otra actividad que implique la legitimación de capitales, debe emitir una alerta roja y hacer un reporte a las autoridades; de lo contrario, puede convertirse en cómplice, explicó.

En el caso de que la entidad financiera no emita el reporte por no haber detectado el ilícito, esta tiene que probar que el delincuente fue más inteligente que los funcionarios y que no se trató de una ‘ceguera intencional’ por parte del banco, añadió el gerente.

Las sanciones para los bancos varían según el país, pero la más grave que puede recibir es la ‘sanción moral’, pues con esta pierde la confianza de sus clientes.