17 de Oct de 2021

Economía

Desafíos de la inclusión financiera

La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) reconoce la importancia del acceso financiero como parte del desarrollo social y económico...

La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) reconoce la importancia del acceso financiero como parte del desarrollo social y económico del país. En este contexto, el plan estratégico 2010-2012 de la institución incorpora el tema de la inclusión financiera como una de las principales metas trazadas para la entidad, reafirmando el compromiso de colaborar con la implementación de canales que permitan aumentar los niveles de profundización financiera, especialmente en las zonas más apartadas del país, sin incurrir en riesgos excesivos.

Si bien Panamá continúa siendo uno de los países más bancarizados de Latinoamérica, incluso por encima de naciones mucho más grandes y con mayor cantidad de habitantes, una realidad y preocupación a nivel mundial es que la brecha existente entre la oferta de servicios financieros y la demanda de la población sin acceso a los mismos es consecuencia de la falta de modelos de negocio que les permita a los bancos ofrecer sus productos y servicios a segmentos de la población de menores ingresos y en áreas del país de difícil acceso.

Dadas las condiciones que anteceden, el desarrollo de una estrategia de inclusión financiera implica la adopción de diversas medidas, tales como la apertura de nuevos canales para la oferta de servicios financieros, pero a su vez disminuyendo los costos transaccionales por su uso; el ofrecimiento de nuevos productos de pago y ahorro que cubran las necesidades de la población de menores recursos y por último el establecimiento de un marco regulatorio basado en riesgos que a la vez facilite el desenvolvimiento de estos modelos de negocio y productos innovadores.

En este sentido, la utilización de redes de atención al público mediante Corresponsales No Bancarios (CNB) es un modelo de operación que ha contribuido con este esfuerzo y así lo evidencian los resultados positivos que en temas de inclusión financiera nuestros hermanos países de Latinoamérica han obtenido, tales como Colombia, Guatemala, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Perú y Brasil por mencionar algunos.

Los Corresponsales No Bancarios (CNB) son canales de distribución de servicios financieros, mediante los cuales las instituciones bancarias bajo su entera responsabilidad pueden prestar servicios a través de terceros conectados mediante sistemas de transmisión de datos en línea y en tiempo real, ubicados en instalaciones propias o de terceros en zonas en las cuales el banco no tiene presencia física a través de sucursales. Los mismos son operados por personas naturales o jurídicas que atienden público.

Igualmente, los esquemas de pago a través de la telefonía móvil resultan muy atractivos y funcionales para la población sin acceso al sistema financiero, precisamente por la penetración de los celulares entre la población y por tener un alcance mucho más abarcador que los proveedores de transferencia de dinero que usualmente conocemos.

Las alianzas estratégicas que las entidades bancarias necesiten para llevar a efecto la utilización de estos canales, les permitirá obtener mayores niveles de eficiencia al operar a menores costos, el descongestionamiento de sus sucursales y a su vez tomar una participación más preponderante en esta importante tarea de facilitar el acceso a los servicios financieros a este segmento de la población.

Con la finalidad de lograr los objetivos anteriores, actualmente la Superintendencia de Bancos se encuentra en proceso de elaboración de un marco regulatorio que permitirá el desarrollo de estos canales innovadores para la prestación de servicios financieros, lo cual se espera redunde en el incremento del nivel de bancarización.

De igual manera, si bien estos modelos de negocio por un lado deben facilitar la expansión de los servicios financieros a segmentos del mercado hasta ahora desatendidos por la banca, la Superintendencia de Bancos continuará velando por la adopción de mecanismos que brinden una adecuada protección a los clientes y usuarios de los mismos, resguardando en todo momento los principios de transparencia, acceso a la información y calidad de los servicios.

La Superintendencia de Bancos tiene especial interés en promover la presencia del sector financiero en poblaciones apartadas y de bajos ingresos. Asimismo, es consciente de los riesgos asociados a estos nuevos canales de acceso de servicios financieros, no obstante, es de la consideración, que a través de la adopción y observancia de los controles y medidas adecuados para prevenir el uso indebido de los servicios bancarios, y de la correcta gestión de los riesgos operacionales y tecnológicos, pueden exitosamente elevarse los niveles de profundización financiera del país.