28 de Oct de 2021

Economía

Importancia de la información

‘ Ser consumidor, por definición, nos incluye a todos’, ‘somos el grupo económico más grande en el mercado’. Estas frases formaron parte...

‘ Ser consumidor, por definición, nos incluye a todos’, ‘somos el grupo económico más grande en el mercado’. Estas frases formaron parte del discurso que un 15 de marzo de 1962 enunció el entonces presidente John Fitzgerald Kennedy ante el Congreso de los Estados Unidos, sentando las bases que dieron inicio a la era de los derechos de los consumidores.

Desde ese momento y hasta la actualidad, la información forma parte integral de los derechos de los consumidores, ya que constituye la piedra angular de todas las legislaciones en materia de protección al consumidor alrededor del mundo. La información es un criterio determinante para que los consumidores puedan elegir, y afecta tanto a los intereses de los consumidores como a la confianza que éstos tienen en los productos y servicios que circulan en el mercado. Es por esa razón que la Acodeco presta especial atención a la información que toda empresa debe proporcionar de manera clara y oportuna al consumidor.

En esta oportunidad, queremos referirnos a la obligación de toda empresa en colocar y mantener el precio de los bienes ofrecidos, claro está, de manera clara y precisa para evitar confusión, error o engaño. Tal disposición está recogida en el artículo 56 de la Ley 45 de 31 de octubre de 2007. Sumado a lo anterior, también menciona la ley que de existir más de un precio marcado en algún producto, el agente económico tendrá la obligación legal de cobrarle al consumidor el precio más bajo.

A diario observamos que este tipo de situación ocurre en muchos establecimientos comerciales, y a pesar de existir una regulación para ello, muchos de nuestros consumidores desconocen cómo hacerle frente a este escenario; quedando a merced de las explicaciones que brinde el comerciante y finalmente pagando el precio más oneroso. Si bien es cierto, existió un error en cuanto a la información presentada por el producto, dicha equivocación no debe ser asumida por el consumidor, por lo que legalmente debe pagar sólo el precio más bajo que muestra el producto que desea adquirir.

Como podemos apreciar en el ejemplo anterior, la información es parte fundamental, ya que si el afectado por dicha situación desconoce su derecho, mal puede reclamarlo.

Es por ello que la ACODECO ha dispuesto el 2011 como el Año de la Información, precisamente para nutrir al consumidor de todas las herramientas necesarias para defender sus derechos, sin olvidar —claro está— nuestro papel vigilante, fiscalizador y sancionador de aquellas conductas alejadas de las normas legales vigentes.

Nuestras constantes participaciones en medios de comunicación, seminarios dirigidos a organizaciones de consumidores, a la sociedad civil, e incluso a empresarios; cada día más llevan a reforzar la conciencia crítica y analítica que todo buen consumidor, debe mostrar al momento de realizar una compra, de manera tal que las operaciones de consumo se surtan dentro de los parámetros legales, respetando cada participante el derecho que tiene su contraparte en ofrecer y por la otra en elegir.

Para concluir, debemos recordar que el poder del consumidor nace y se fortalece cuando maneja de forma oportuna la información. Un consumidor Informado Tiene Poder.