19 de Oct de 2021

Economía

Políticos griegos objetan planes de austeridad

ATENAS. Los dirigentes de los partidos políticos griegos no lograron un acuerdo sobre la cura de austeridad que reclaman la UE y el FMI,...

ATENAS. Los dirigentes de los partidos políticos griegos no lograron un acuerdo sobre la cura de austeridad que reclaman la UE y el FMI, indicaron el populista Georges Karatzaféris y la comunista Alekas Papariga, al término de una reunión de crisis convocada por el jefe del Estado.

Papariga dijo que el Partido Comunista ‘no está de acuerdo con ninguno de los puntos’ propuestos por el primer ministro, el socialista Georges Papandreou y denunció el ‘chantaje’ del gobierno y de los acreedores del país para conseguir el apoyo de los griegos a las nuevas medidas de rigor anunciadas por el gobierno.

Este plan combina aceleración de las privatizaciones y recrudecimiento de las medidas de rigor, sobre todo, fiscales, adoptadas hace un año en Grecia.

‘No han entendido’ que sin este acuerdo nacional, el país no avanza, lamentó Karatzaferis.

Papandreou iba a transmitir un mensaje a los griegos, mientras espera la reacción de otros partidos, aunque la más esperada es la del jefe de la oposición de derecha Antonis Samaras.

La reunión de crisis con los líderes de los cinco dirigentes de los partidos representados en el Parlamento, que duró tres horas y media, fue convocada por el jefe del Estado Carolos Papoulias, en un último intento de alcanzar un consenso político sobre las nuevas medidas de austeridad impuestas por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para desbloquear más fondos.

Los acreedores desean obtener un apoyo de los principales partidos griegos para las medidas de austeridad, ya que algunas se prolongarán más allá de este gobierno.

Mientras que miles de personas convocadas por internet se empezaron a manifestar en Atenas esta semana para protestar contra las nuevas medidas, el plan fue anunciado en un momento en que los acreedores analizan dar luz verde a la nueva entrega de 12 mil millones de euros del préstamo de 110 mil millones acordado el pasado año para evitar la bancarrota del país.

Grecia no puede volver al mercado libre para refinanciarse, dados los tipos de interés prohibitivos que tendría que pagar.

Funcionarios del FMI, de la Comisión y del Banco Central europeos -conocidos como la Troika- analizan en Atenas desde el 10 de mayo las condiciones de entrega de esta nueva ayuda, y el ajuste que necesita el presupuesto griego.

Pero el FMI advirtió que no volvería a dar dinero a Grecia a menos que el país presente ‘garantías’ de que puede reembolsarlo.