Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Economía

MICI objeta ley de las sociedades anónimas

PANAMÁ. Las modificaciones a la Ley 32 de 1927, que regula las sociedades anó nimas en Panamá, no estarían siendo promovidas por la Orga...

PANAMÁ. Las modificaciones a la Ley 32 de 1927, que regula las sociedades anó nimas en Panamá, no estarían siendo promovidas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sino por el Ministerio de Comercio e Industrias (MICI).

Hace unos días, La Estrella conoció de un proyecto que cambiaría la Ley 32 de 1927, basado en tres pilares fundamentales: eliminar el velo corporativo, revelar tanto el porcentaje de participación como los accionistas que integran las sociedades y que dichas acciones sean al portador.

La OCDE sugirió recientemente cambios a las sociedades anónimas ante las autoridades, cuando Panamá intentaba salir de la lista gris (paraíso fiscal) de ese organismo; sin embargo, el titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Frank De Lima, negó que las nuevas modificaciones, esta vez, sean exigencias del mismo grupo.

‘El MEF no tiene intención de hacer cambios, el de las reformas a la ley de las sociedades anónima es un tema que maneja el MICI’, explicó De Lima.

El funcionario recalcó que las modificaciones no ‘se deben a presiones de la OCDE’.

Localmente, la iniciativa de tocar a la Ley 32 de 1927 levanta la oposición de juristas como Mercedes Araúz de Grimaldo, ex presidenta del Colegio Nacional Abogados; así como de Rubén Castillo Gil, ex presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, ambos coinciden en que las modificaciones son ‘innecesarias’.

EL TRASFONDO

En Panamá existen 750,554 sociedades anónimas inscritas en el Registro Público y sólo este año se agregaron 26,346.

Para Araúz de Grimaldo y Castillo Gil, el desarrollo de las sociedades anónimas en el país es una de las fortalezas competitivas que beneficia al sistema financiero, y es una actividad regentada por abogados panameños con compromisos ante la ley, por lo que descartan la necesidad de hacer cambios.

Castillo Gil apuntó que ‘cualquier proyecto que modifique a las sociedades anónimas debe ser ampliamente discutido’. Esto, agregó, ‘porque Panamá no puede ponerse a merced de intereses internacionales, que quieren acabar con una de las actividades más importantes para la Nación’.

POLÉMICA

En los últimos años las sociedades anónimas han afrontado escándalos, donde su carácter confidencialidad imposibilitó conocer a sus dueños reales, lo que permitió realizar actividades delictivas, a través de ellas.

Araúz de Grimaldo opina que los abogados que representan a las sociedades anónimas están regulados para conocer la identidad de sus clientes y de los beneficios de las acciones al portador, por lo que no considera necesario hacer modificaciones.

Las sociedades anónimas en Panamá están posibilitadas a participar en todo tipo de negocios legales y son ofrecidas en su estructuración a los inversionistas locales e internacionales, por los abogados del país.