Temas Especiales

17 de May de 2022

Economía

Un agridulce 2011 para la ganadería

PANAMÁ. Pese a que la ganadería bovina panameña registró simultáneos avances en materia de sacrificios, mejoramiento genético y la apert...

PANAMÁ. Pese a que la ganadería bovina panameña registró simultáneos avances en materia de sacrificios, mejoramiento genético y la apertura de nuevos mercados, el 2011 no estuvo acompañado de precios justos para la actividad.

A octubre, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo, el sacrificio vacuno tuvo un aumento del 9.2%, al compararle con igual periodo del 2010.

Lo anterior representó el sacrificio de 327,331 reses a nivel nacional; es decir, unos 27,706 bovinos adicionales a los 299,625 sacrificados durante el ejercicio anterior.

Euclides Díaz, secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganaderos (ANAGAN), explicó que la situación en 2011 tuvo varias variantes. Primero, que el sector ganadero desempeñó un papel importante en cuanto a sacrificios y volumen de carne vacuna exportable, así como el ganado en pie; sin embargo, eso no fue cónsono con las retribuciones esperadas.

Según el representante de la ANAGAN, los precios estuvieron por debajo de los recibidos el año pasado, mientras que en la leche la situación se mantuvo igual, lo que es alarmante, ‘pues la industria no está reconociendo la eficiencia que año con año estamos logrando en ganadería’.

PRECIOS DEPRIMIDOS

En el caso del ganado en pie —para ceba o cría— el valor por libra de la novilla este año osciló entre 38 centavos a 44 centavos; mientras que en el 2010 se percibieron hasta 50 centavos por libra.

En el caso de la leche cruda grado C o de uso industrial, el precio por litro fue de 32 centavos, pero el año pasado las queserías llegaron a pagar de 36 a 44 centavos, detalló Díaz.

El ganadero aseguró que el precio más deprimente lo sufrieron los ganaderos de grado A, pues a ellos les pagaron 50 centavos por cada litro, o sea el mismo precio por el cual la industria pagó en el 2010.

A estos ganaderos se les suma un incremento en su costo de producción, porque este tipo de ganado se alimenta de cereales con maíz y soya, materias primas que tuvieron un alza de precio internacional.