Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Economía

Un fondo para el desarrollo

PANAMÁ. En forma simple un Fondo Soberano constituye un mecanismo conformado por recursos públicos que puede estar compuesto por activos...

PANAMÁ. En forma simple un Fondo Soberano constituye un mecanismo conformado por recursos públicos que puede estar compuesto por activos financieros como bonos, metales preciosos, monedas internacionales y otros instrumentos financieros.

En el caso específico de Panamá efectivamente se está proponiendo la posibilidad de crear un Fondo Soberano, principalmente alimentado por dos fuentes, a saber por las transferencias provenientes de lo que hoy se conoce como el Fondo Fiduciario de Desarrollo (FDD), y recursos provenientes de la futura ampliación y funcionamiento del Canal de Panamá.

Este tipo de fondos generalmente cumplen una gama de propósitos. A seguir de ejemplo que constituyen mecanismos de contención del gasto para evitar que aumentos considerables en los ingresos de un país por concepto digamos de un súbito aumento de sus exportaciones ingresen de manera directa al torrente económico creando una situación de sobre demanda y consiguiente recalentamiento económico.

De paso, la mayoría de las veces los fondos soberanos se alimentan a partir de las exportaciones de bienes primarios, sobre todo en el caso de economías exportadoras de petróleo como Arabia Saudita que creó un fondo soberano el cual a la fecha cuenta con activos por 365,2 millones de dólares. Chile (15,2 millones) y Noruega (391 mil millones) también han creado fondos similares basados en la exportación de cobre y petróleo.

IDEA LOCAL

En el caso de Panamá se trataría precisamente de ingresos provenientes de las exportaciones de servicios de tránsito de barcos y de mercancía por el canal.

Visto así, lo que persiguen este tipo de fondos es que sus recursos actúen como una especie de estabilizador que suavice o atenúe los llamados ciclos económicos, cumpliendo una función que los entendidos definen como ‘política contra-cíclica’.

Es decir se extraen recursos del fondo para inyectar a la economía cuando ésta está débil y se reabsorben cuando la economía nuevamente inicia una fase de expansión, logrando así un objetivo clave cual es procurar crecimiento económico estable y sostenido. Otra función que cumple un fondo de este tipo consiste en servir como mecanismo de contingencia de cara a hacer frente a situaciones de emergencia nacional como en el caso de que ocurran desastres naturales.

En cuanto a Panamá existe un precedente que es el FFD que se creó con fondos provenientes de las privatizaciones de un número de empresas entre otras, la de telecomunicaciones (INTEL) y el Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación (IRHE) y las áreas revertidas.

Su diseño se concibió con el objetivo de preservar su capital y utilizar para proyectos de desarrollo únicamente como la reducción de la pobreza y reforzar sectores claves de la economía como agro el trasporte, y el turismo entre otros, que provenían de los intereses del FFD, gracias a esta política hoy el Fondo Fiduciario de Desarrollo alcanza un monto $1,300 millones.