Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Economía

Reflexiones turísticas ‘gourmet’

El pasado sábado se verificó la original actividad ‘Deliciosamente Sostenible’, como un capítulo más a las provocativas jornadas que se ...

El pasado sábado se verificó la original actividad ‘Deliciosamente Sostenible’, como un capítulo más a las provocativas jornadas que se celebran sin costo alguno en la sede administrativa del BioMuseo en Amador, contando con las divertidas ponencias de un biólogo y cuatro chefs, mezclando pláticas y degustaciones para un público de entre los tres y 92 años.

El biólogo Jorge Ventocilla atestiguó sobre la extensa variedad de hierbas que disponemos, su procedencia histórica, cómo las hemos aplicado y dónde las encontramos hoy en día.

Al ponderar sobre el cuidado de las semillas, nos proporcionó como abrebocas, un té de hierba de limón con leche.

Acto seguido, el chef Mario Castrellón, del Restaurante Maito, nos narró cómo su fantástico refectorio dispensa una excelente fusión de comida panameña engendrando fabulosos platillos gastronómicos con la utilización exclusiva de producto local, brindándonos como cata un suculento platillo de sancocho.

La ganadora del primer premio a nivel mundial de Mujeres Emprendedoras en la recién celebrada Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo 2012 en Doha, Qatar, chef Melissa de León, nos transmitió cómo amalgama su actividad empresarial con el fomento de fincas sostenibles en provincias, obsequiándonos un apetecible postre de harina de otoe y yuca con raspadura bañado con salsa de leche de coco.

Por su parte, la chef Elena Hernández disertó sobre el modelo del Perú en agricultura sostenible y el fomento de mercados de abastos barriales creando economía de escalas, haciendo énfasis en huertos y jardines hogareños.

Finalmente, Patricia Miranda Allen, galardonada chef chiricana, nos obsequió bosquejos de su original libro Fogón de Mis Amores, ganador del XVII Gourmand World Cookbook Award 2012 en París, Francia, que nos vierte un original recetario culinario ngöbe-buglé incluyendo tales curiosidades como tortitas dulces de ñame y crema de plátano artesanal.

Como complemento nos convidó a probar una muy nutritiva y celestial bebida de zapallo con vainilla, leche, azúcar y canela.

Nada de esto sería posible, por supuesto, sin la clarividencia de Margot López, briosa y florida directora de orquesta, quien condujo magistralmente el libreto tras bambalinas, de toda esta maravillosa trama, que va forjando desde ya, mucho antes de la inauguración oficial del BioMuseo, su vital misión de educar placenteramente.

Nuestra bien asimilada lección nos remolca a reflexiones turísticas concretas como el requisito de un restaurante gourmet panameño para los casi cuatro millones de pasajeros en tránsito anual por el aeropuerto Internacional de Tocumen, la incorporación de platillos nacionales en la refresquería del Centro de Visitantes de Miraflores, en reemplazo de hamburguesas y sodas, y la conversión de los tres desmantelados kioscos de la Cinta Costera en bares de jugos de frutas tropicales para el beneficio de propios y extraños. Todo esto ¡deliciosamente sostenible!

COLUMNISTA