Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Economía

Un mercado para todas las clases

G ustavo Adolfo Dudamel Ramírez (enero, 1981) es un violinista y consagrado director de orquestas, entre ellas la Filarmónica de Los Áng...

G ustavo Adolfo Dudamel Ramírez (enero, 1981) es un violinista y consagrado director de orquestas, entre ellas la Filarmónica de Los Ángeles, la Sinfónica de Gothenburgo, en Suecia; y director artístico de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela.

Dudamel, nacido en una ciudad del centro de Venezuela, hijo de un profesor de Trombón, estudió música desde muy niño incorporándose al Sistema de Orquestas infantiles y Juveniles de Venezuela de educación musical, uno de los más reconocidos del mundo, y desde los 10 años tocaba el violín, además de iniciar sus estudios de composición en el Conservatorio Jacinto Lara de su ciudad natal.

Desde los 14 años empezó a estudiar para director con Rodolfo Saglimbeni y luego bajo la tutela del gran maestro José Antonio Abreu, padre del Sistema, a través del cual este joven logró su inclusión a un selecto grupo de los consagrados directores reconocidos de orquestas sinfónicas del mundo.

En 1999 fue nombrado director de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, con la cual ha recorrido el mundo entero.

El periódico Financial Times del domingo 16 de junio de 2012, ha escrito un artículo de la pluma de Andrew Clark llamado el efecto Dudamel, donde la democratización de la música ha permitido que el estereotipo de director de mal humor, entrado en edad adulta, ahora sea menos reverencial, con una postura más colegial, sin dejar de ser lo profesional por la calidad de la música que se dirige ni el respeto que su presencia merece.

Dudamel, al igual que miles de venezolanos de todos los estratos sociales, han sido invitados de manera democrática a participar en un sistema que les enseña a desarrollar sus inquietudes musicales y, sin distinción, les permite desarrollarse al punto de lograr los mismos reconocimientos nacionales y extranjeros, donde la calidad y la posibilidad de lograrlo está de su lado. Lo que en muchos países es visto como una posibilidad para muy pocos o solo para aquellos con recursos, en este sistema de inclusión, con más de 35 años de desarrollo en Venezuela, ha permitido que muchos jóvenes como Dudamel se hayan desarrollado e iniciado una carrera artística de importancia.

Al igual que el mercado de valores, donde la inversión le está permitida, en Panamá a todos los que quieran participar, a partir de 1,000 dólares, el proceso de democratización del capital, al igual que el de la música, permitirá lograr que existan otros pequeños inversionistas que puedan convertirse en grandes, a través de su activa participación y la posibilidad de que se les invite. En SFC INVESTMENT, todos los pequeños inversionistas pueden participar del mercado de valores, sin costos de apertura de cuenta de inversión, ni de custodia de valores, un proceso de verdadera inclusión financiera.

COLUMNISTA