Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Economía

Polémica por la figura fiduciaria

PANAMÁ. Pese a que Panamá ha tenido mala experiencia con la figura fiduciaria, esta se promueve como la alternativa para remediar los va...

PANAMÁ. Pese a que Panamá ha tenido mala experiencia con la figura fiduciaria, esta se promueve como la alternativa para remediar los vacíos que existen en el sector inmobiliario.

La modificación a la Ley 45, que rige a la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco), propone que todo abono para residencias nuevas se mantenga íntegro hasta que la obra muestre avance en su edificación o hasta cuando haya seguridad sobre la culminación de la obra.

Bajo las condiciones actuales, los consumidores hacen el abono inicial a las promotoras sin ninguna garantía.

‘Hay negocios que se van del país sin entregar la casa o culminar la obra y el consumidor no tiene a quién reclamarle’, dice Pedro Meilán, administrador general de la Acodeco.

Para remediar la situación, Meilán propone que los abonos iniciales sean administrados por una fiduciaria, la cual no debe tener relación con el banco que financia la obra. De surgir problemas, los abonos podrán ser devueltos.

Pero el sector privado se queja de que Panamá no ha tenido buena experiencia con la figura fiduciaria.

Carlos Fernández, director de Construcción de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, argumenta que el sector inmobiliario panameño es maduro, sofisticado y autorregulado, por lo que la Acodeco no debe intervenir.

Asegura que el modelo que plantea la Acodeco no se ajusta a la realidad panameña, ya que (en Colombia, el país de referencia) la fiducia surgió tras una crisis inmobiliaria.

Pero Meilán considera que la fiducia es la mejor solución para solucionar las quejas sobre los abonos.

Entre 2006 a mayo de 2012, la Acodeco ha recibido unas 2 mil 680 quejas contra inmobiliarias. El sector privado le entregará el próximo lunes 30 de julio una contrapropuesta a la institución reguladora.

GARANTÍA

Otra de las propuestas del proyecto de modificación hace referencia a la garantía luego de la entrega de las residencias.

Según Meilán, hay promotoras que una vez entregado el bien no asumen los daños que se presentan, siendo el propio consumidor el que tiene que hacer gastos adicionales por las deficiencias en las construcciones.

Pedro Acosta, presidente de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios, señaló que aunque la iniciativa de la Acodeco sea considerada como mala por la empresa privada, la propuesta protege al consumidor de los abusos del sector.