Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Economía

Cómo reducir el tráfico vehicular en la ciudad

PANAMÁ. Mucho se habla de las nuevas fuentes de energía y de los nuevos métodos de transporte para el futuro. Esto parece que viene desd...

PANAMÁ. Mucho se habla de las nuevas fuentes de energía y de los nuevos métodos de transporte para el futuro. Esto parece que viene desde toda la vida, pues de inicios de la década de 1970, desde que tengo uso de razón he escuchado de las diferentes alternativas que nos depara el futuro.

Me apartaré un poco del tema del petróleo, para el cual he reiterado varias veces que no hay sustituto. Hoy sin petróleo no hay movilidad y en gran medida tampoco existiría electricidad en muchos lugares.

Los tranques pareciera que nos obligarán temprano que tarde a buscar alternativas más saludables y menos contaminantes, como por ejemplo la bicicleta o las motos pequeñas.

La excusa de que llueve mucho en Panamá no es tan válida. Creo que tiene mayor peso el mal estado de las calles y que la señalización no es nada amigable para el ciclista. De tener dudas, les pido visiten la ciudad de Londres, donde llueve frecuentemente y además hace mucho frío en el invierno, pero eso no impide a los ciudadanos de dicha cosmopolita ciudad trasladarse de un lado a otro en bicicleta. Favor tomar en cuenta que estamos hablando de una ciudad con un buen sistema de transporte y subterráneo, además de trenes a casi cualquier rincón de ese país.

En Panamá, luego de que sea operativo el metro, es imperante adoptar iniciativas para reducir el tránsito vehicular en el centro de la ciudad. Y por favor, no adoptar la alternativa tercermundista de pico y placa, que probablemente lo que hará es que la gente quiera tener más de un carro, empeorando así la situación. Hay mejores maneras de planificarlo y hay que hacerlo ya. Por ejemplo, se me ocurre que los que viven en ciudades dormitorio puedan tomar el metro, pero necesitarán un lugar donde dejar su auto. Deben habilitarse estacionamientos seguros y con facilidades para que invite al uso del metro. Poco a poco cambiaría la mentalidad si se dan oportunidades para familias que hoy salen tres miembros de ella, cada uno en auto, y así se repite el patrón desde las barriadas de clase media al este de Panamá e igual se producirá en el Oeste de la provincia.

REGULACIÓN

No existe la mentalidad de compartir el carro o bien el car pooling (no entraré en detalles acerca de la absurda regulación que existe en contra de compartir autos en Panamá Oeste).

Los camiones y equipo pesado deben tener un horario de circulación dentro de la ciudad que sea el menos traumático para el resto de la población. Hoy ocurre lo que en panameño podríamos llamar un verdadero ‘‘revulú’’ en horas pico o ‘sálvese quien pueda’. Además que no hay cortesía y se irrespetan las señales de tránsito. Todo esto crea un estrés que deja un impacto negativo en todo el que conduce un vehículo.

Hay que hacer cumplir las leyes y no puede ser que los dueños de establecimientos comerciales se adueñen de los estacionamientos que son públicos y por ende el privilegio no es de nadie, sino de todos los que aquí pagamos impuestos.

AHORRO

Todo lo que arriba resalto intenta demostrar que reducir los autos transitando en la calle es positivo para ahorrar combustible y reduciría la congestión.

En Panamá, cifras oficiales de la Secretaría de Energía muestran que a pesar de que aumenta el precio del petróleo, el consumo doméstico de gasolinas y diesel a través de estaciones de combustible tiene un incremento del 5%. Es decir, el precio no desalienta a los consumidores. Además que por el mal servicio de transporte se ayuda a que las ventas de autos se disparen a cerca de tres mil quinientos autos por mes. ¿Será esto positivo para la economía panameña?

El tema de consumo de electricidad es otro que requiere de atención. El ahorro es indispensable a todos los niveles, tanto privado como gubernamental. No tiene ninguna ventaja para nadie que en tiempos en que la demanda casa alcanza la oferta sigan encendidos luego de las 10 de la noche luces decorativas de edificios y de letreros comerciales.

Es esto precisamente lo que me llama la atención de nuestra sociedad.

He debatido esto varias veces con gente que considero inteligente y que han experimentado lo que ocurre en otras ciudades del primer mundo como nosotros aspiramos ser. Pero en gran medida , solo queremos acoger lo que nos conviene y mantenernos en negación para lo que requiere sacrificio o renuncia de algo de lo que hoy gozamos.

IMPUESTOS

Un ejemplo de esto es la restricción del tráfico a autos al centro, el reducir el impuesto municipal, entre otros (placas, etc.) a autos de menor cilindrada; restringir el uso de camiones en horas pico al centro de la ciudad.

La ampliación del Canal traerá grandes beneficios en todo lo que se refiere a lo comercial y tránsito de mercancía. Panamá logrará explotar a su máximo nivel su posición estratégica, pero debemos prepararnos. Los puertos, las carreteras, los puntos de instituciones de apoyo (ejemplo: hospitales y centros de salud, carreteras y s eñalización, etc.).

Es importante iniciar una campaña de educación a los niños a nivel de primaria para que tengan conciencia de la importancia, y por qué no decirlo, de la responsabilidad que ellos tendrán para mantener y llevar nuestro país al primer mundo. Al final, son ellos los que sufrirán las consecuencias de nuestra irresponsabilidad.