Temas Especiales

28 de May de 2020

Economía

México podría abrir su industria petrolera

MÉXICO. El equipo del presidente electo de México Enrique Peña Nieto está estudiando una forma de abrir la industria energética de ese p...

MÉXICO. El equipo del presidente electo de México Enrique Peña Nieto está estudiando una forma de abrir la industria energética de ese país que no exija enmendar la constitución, dijo un asesor económico de alto nivel.

Peña Nieto quiere romper el monopolio de la estatal Petróleos Mexicanos en refinación y exploración y evalúa sancionar leyes que no necesiten la mayoría parlamentaria de dos tercios que requieren las modificaciones a la constitución, dijo Ildefonso Guajardo.

Pemex, como se conoce a la empresa, tiene dificultades para revertir siete años de caída de la producción que la han reducido un 25% respecto del pico de 3.4 millones de barriles diarios de 2004.

La decisión sobre cómo implementar una reforma energética dependerá de ‘un análisis técnico de hasta dónde podemos llegar sin modificar la constitución’, señaló Guajardo, de 55 años, en una entrevista en Ciudad de México. ‘Si se necesita enmendar la constitución, tendremos que definir en dónde. Mentiría si dijera que eso está definido’.

Llevar a cabo la reforma energética sin modificar la constitución implicaría un cambio de rumbo respecto de la estrategia delineada por el equipo de Peña Nieto antes de las elecciones. El director de campaña, Luis Videgaray, dijo en una entrevista en mayo que el candidato del Partido Revolucionario Institucional pediría al Congreso que aprobara cambios en la carta magna que permitieran crear empresas conjuntas y firmar contratos de riesgo compartido.

Peña Nieto, que asumirá su cargo el 1º de diciembre, dijo en noviembre que apostará el éxito de su gobierno a atraer inversiones privadas a la industria petrolera y posteriormente a allanar el camino para la venta de acciones al público.

En su primer año de mandato, el futuro presidente quiere abrir la industria petrolera e implementar una reforma fiscal que aumente los impuestos como porcentaje del producto interno bruto en cuatro puntos porcentuales como mínimo, explicó Guajardo.

Los ingresos fiscales totales de México, que representaban el 18.1% del PIB en 2010, son los más bajos en relación a la producción de las 34 naciones que integran la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos, según los datos que reunió ese organismo.