Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Economía

Los carteles y los consumidores

La ACODECO jugó el papel de anfitrión en la organización del Taller Mundial de Competencia, celebrado recientemente en nuestro país, par...

La ACODECO jugó el papel de anfitrión en la organización del Taller Mundial de Competencia, celebrado recientemente en nuestro país, para analizar el fenómeno de ‘los carteles’, concepto económico que indica la situación en la que una empresa controla, total o parcialmente, la producción en un determinado mercado, o consiste en un acuerdo entre dos o más empresas que actúan concertadamente en vez de tomar decisiones individuales cada una de ellas.

Una tipología de las principales manifestaciones de control del mercado por los carteles enuncia las siguientes actuaciones: fijación de precios de bienes y servicios, superiores a los generados en un proceso de competencia, obteniéndose, en consecuencia, mayores beneficios para los integrantes del cartel; limitación de la oferta disponible, esto es, producen menos que lo que requiere el mercado, con el objetivo de que se produzcan aumentos en los precios por el juego de la oferta y la demanda; actuación conjunta en función de incrementar sus beneficios en el mercado.

Tanto el control como el acuerdo suelen conllevar las finalidades siguientes: a) reducir o eliminar la competencia en el mercado al acordar los precios que se ofrecen; b) establecer un mayor control sobre la producción: evidentemente, que este tipo de objetivo, a la vez, conduce a un mayor control de la oferta en el mercado; c) distribuir el mercado, en base a áreas geográficas, tipo de clientes u horarios: d) concertar posturas en licitaciones públicas. De esta forma, los productores incrementan su nivel de influencia en el mercado, pero en detrimento de los intereses de los consumidores.

Existen seguidores y detractores de los carteles: los primeros argumentan que los carteles dotan de flexibilidad a los mercados y posibilitan una mejor distribución de los beneficios. Los segundos sostienen que las acciones de los carteles propician precios superiores a los generados por la competencia perfecta, lo que provoca afectación en el poder adquisitivo de los consumidores.

No obstante, se afirma que, en contraste con los supuestos beneficios, los carteles generan mucho más perjuicios a los consumidores, aspecto que explica la generalizada prohibición de tal práctica en la mayoría de los países. Puede tener la certeza que la ACODECO seguirá trabajando para cumplir con uno de los objetivos de la Ley 45 de 2007: erradicar las prácticas monopolísticas para preservar el interés superior del consumidor.

El autor es administrador de la Acodeco.

COLUMNISTAS